1310-1La motivación es uno de aquellos conceptos que suelen utilizarse de manera muy frecuente en el ámbito del deporte para describir o valorar el comportamiento de un deportista o equipo. Muchas son las personas que sin saber exactamente lo que es la motivación, suelen hacer uso de esta palabra para significar el rendimiento o el resultado obtenido. Frases como “los jugadores no estaban suficientemente motivados”, “que me silben me motiva”, “le falta motivación” o “en este tipo de partidos no hace falta motivar al equipo” entre otras muchas, suelen, habitualmente, aparecer en la prensa deportiva. Pero, sabemos exactamente de qué estamos hablando cuando hablamos de motivación?

En este presente artículo intentaremos clarificar algo más este concepto, de modo que podamos entender mejor de qué hablamos cuando lo hacemos de motivación.

 

La motivación: diferentes teorías

Epistemológicamente, la palabra motivación proviene del verbo latino “movere” que significa mover. La motivación, es el motor que nos proporciona la energía que nos mueve hacía la realización de una actividad u objetivo haciendo que la iniciemos y nos mantengamos en ella a pesar de las dificultades. Por otro lado, la falta de dicha energía nos lleva a abandonar y a rendirnos en la consecución del objetivo hacia el que nos dirigíamos. La motivación lleva al deportista o al equipo a comprometerse y a persistir frente a las dificultades que van a ir apareciendo a lo largo de la competición o de su carrera deportiva.

Existen diferentes teorías que intentan dar explicación a cómo funciona la motivación en el deportista. Hagamos un breve repaso de algunas de ellas:

Teoría de la motivación de logro (Weinberg y Gould, 1996):

Explica la motivación en base a dos tipos de factores, los personales y los situacionales. Para estos autores la motivación del deportista va a depender de si éste, orienta su energía a conseguir el éxito o a evitar el fracaso, y será así según perciba la probabilidad de éxito o de fracaso tanto en entrenamientos como en competición.

Teoría de la motivación intrínseca y extrínseca (Vallerand y Rosseau, 2001):

La motivación entendida como la evaluación que realiza el propio deportista sobre sí mismo a partir de criterios de orígen interno o externo. Mientras que los primeros hacen referencia a la movilización producida por el propio placer de realizar la actividad en sí misma y/o superarse a sí mismo, los otros hacen referencia a todas aquellas fuentes provenientes del exterior y que le proporcionan al deportista una recompensa ya sea de tipo material, afectiva o social. El deportista se sentirá motivado si mantiene las fuentes que le proporcionan sentido de competencia.1310-2

La teoría de la atribución (Mc Auley y Blissmer, 2002):

Explica la motivación a partir del cómo el deportista se explica las causas del éxito o del fracaso. Es decir, si suele interpretar el resultado como consecuencia de su propio comportamiento o debido a circunstancias ajenas a él, y si hay aspectos sobre los que él puede intervenir, es decir, controlables, que le permitan tratar de obtener en un futuro próximo un mejor resultado, o por el contrario son aspectos sobre los que él no tiene ningún tipo de control sabiendo que por mucho que haga no puede hacer nada para cambiar la situación. Desde esta perspectiva, podemos entender que el deportista que tendrá una motivación más resistente será aquel que se explica el éxito o el fracaso en base a aquellos aspectos que dependen de él, y sobre los que tiene cierto control, un ejemplo sería el de explicarse un buen rendimiento por haber realizado movimientos de desmarque que han facilitado que le pasaran el balón y así tuviera más ocasiones de gol, y no el número de goles que realiza que es algo sobre lo que no tiene todo el control, ni depende en exclusiva de él.

La teoría de la autoeficacia (Bandura, 1986):

Hace referencia a la percepción que tiene el deportista sobre sus competencias y a la probabilidad percibida de que un determinado comportamiento producirá un determinado resultado. Los deportistas con mayor autoeficacia percibida resisten más al fracaso y se esfuerzan más en la consecución de los objetivos, es decir, controlan mejor su motivación, mientras que los que no se perciben como competentes acaban por sentir el fracaso en mayor grado y como consecuencia de ello, tienden a rendirse antes.

 

1310-3

Tipos de motivación

La motivación no es una variable que se repita de igual modo en todos los deportistas, es de carácter individual y suele haber una tendencia motivacional en cada deportista. Es por ello importante para los entrenadores conocer los diferentes tipos de motivación que existen para de este modo, utilizar aquellas estrategias que mantengan a nuestros deportistas en un alto nivel de motivación.

Algunas de las tipologías que se han encontrado son:

Motivación básica y motivación cotidiana (Buceta, 1999).

La primera la entiende como aquella motivación de base que nos compromete en la actividad que realizamos, mientras que la segunda está orientada a la actividad en sí misma, es decir, el disfrute de realizar dicha actividad. Es por ello que como entrenadores podemos influir en la motivación cotidiana de nuestros deportistas buscando estrategias y proponiendo actividades que resulten divertidas para el deportista y lo mantengan con una alta motivación cotidiana, mientras que podemos influir en la motivación básica mostrándole al deportista aquellos aspectos de mejora que va consiguiendo en forma de rendimiento o buenos resultados.1310-4

Motivación intrínseca y motivación extrínseca que, como hemos señalado anteriormente, hacen referencia a la procedencia de las fuentes motivadoras, ya provengan del mismo deportista al realizar la actividad en sí misma, o de fuentes externas de su entorno más inmediato.

Motivación orientada al ego y motivación orientada a la tarea (Duda, 2001).

Mientras que la primera parte de una base comparativa en relación a otros compañeros o deportistas, la segunda surge de la comparación que hace el propio deportista sobre su propio progreso, lo que le estimula a mantenerse motivado.

 

Aspectos a tener en cuenta sobre el funcionamiento de la motivación en el deportista.

Algunos aspectos que son importantes que el entrenador tenga en cuenta de cara a trabajar con su o sus deportistas tienen que ver con las necesidades de este y el balance que este hace del coste-beneficio de la actividad que realiza o de lo que se espera de él. Así pues, podemos decir que el deportista aumentará su motivación de base cuanto mayor sea el beneficio que va a obtener y que su motivación cotidiana lo hará siempre que se divierta o el entrenamiento tenga sentido dentro de los objetivos a corto plazo que se haya marcado.

1310-5También es importante clarificar al deportista el coste que le va a suponer conseguir determinados objetivos, ya que esto favorece que éste pueda tener una mayor disposición al esfuerzo. Para ello,y para que el esfuerzo sea valorado por el deportista, el beneficio tiene que resultar equiparable al coste, ya que en caso contrario es fácil que el deportista acabe por bajar los brazos y rendirse.

Esta valoración coste/beneficio será la que haga aumentar el compromiso del deportista, aunque debemos entender que los esfuerzos y cambios iniciales implican muchas veces un coste sin que se obtengan beneficios inmediatos, por lo que es una fase en la que los entrenadores deberían tener presente y estar atentos a posibles situaciones de déficit motivacional.

 

Conclusiones

La motivación es importante en el ámbito del deporte e influye directamente sobre el rendimiento del deportista afectando también sobre otras variables psicológicas como pueden ser la concentración, la activación, la auto-confianza, la autoestima, etc. El objetivo último del entrenador no tiene que ser el de conseguir motivar a sus deportistas, sino el de generar las condiciones adecuadas para que sus deportistas tengan la capacidad y desarrollen la habilidad de automotivarse.

 

Equipo de Redacción IESPORT

©2010-2013 IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electrónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por escrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

INFÓRMATE SOBRE NUESTROS CURSOS

Colaboraciones

Mantente informado