Para evitar riesgos en la práctica deportiva, se celebre esta en un recinto cerrado o en un espacio abierto, es esencial que las instalaciones reúnan una serie de requisitos de seguridad y salubridad. Si respetamos estas medidas, la probabilidad de sufrir un percance o un desagradable susto se reducirá a su mínima expresión. A continuación repasaremos cuáles son estas medidas, tanto en los espacios exteriores como en los interiores.

1184-1

Medidas de seguridad en recintos cerrados

Los requisitos técnicos de los recintos deportivos cerrados aparecen recogidos, fundamentalmente, en el Real Decreto 314/2006, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación (CTE) –podemos descargar el documento completo en el siguiente enlace:
http://www.boe.es/boe/dias/2006/03/28/pdfs/A11816-11831.pdf-. En él se recogen, entre otros, los siguientes aspectos:

• Los edificios han de ser proyectados, fabricados, construidos y mantenidos de tal forma que sean objetivamente fiables.

• Las instalaciones deberán ser sometidas a tareas de mantenimiento periódicamente. Estas se realizarán al menos una vez al año.

• Los recintos han de estar dotados con extintores y han de contar con una salida de emergencia adecuada, en previsión de un posible incendio que obligue a evacuar el local.

• Los suelos deben ser antideslizantes, para evitar posibles caídas. Asimismo, las escaleras y las rampas deben presentar unas dimensiones adecuadas.

• La pista donde se desarrolla la actividad deportiva ha de estar a una distancia prudencial de cualquier muro, pared u obstáculo, con el fin de que los deportistas no impacten contra ellos.

1184-2

• El aforo ha de ser limitado a un cierto número de usuarios, pues, de no ser así, existe un serio riesgo de aplastamiento humano.

• La iluminación debe ser la adecuada, es decir, ni demasiado intensa ni demasiado débil.

En el caso de una piscina, esta debe contar con varios monitores y estar dotada con todos aquellos elementos (chalecos salvavidas, flotadores, boyas, etc.) que contribuyan a reducir el riesgo de ahogamiento.

• Las instalaciones han de facilitar el acceso a todas aquellas personas que padecen algún tipo de discapacidad física.

• Los recintos también han de respetar una serie de medidas de higiene y salubridad, para impedir la propagación de bacterias y virus entre sus usuarios.

• Finalmente, se intentará hacer un aprovechamiento máximo de las materias primas y fuentes de energía: agua, electricidad, calefacción (esta última en el caso de piscinas y balnearios, por ejemplo)…

 

Medidas de seguridad en espacios abiertos

En el caso de las instalaciones deportivas al aire libre, como pueden ser un estadio de fútbol, una pista de tenis o un campo de golf, también estas deben reunir una serie de medidas de seguridad. Muchas de ellas son comunes a las de los espacios cerrados, pero otras muchas son de carácter específico.

Sirva como ejemplo la labor realizada por la Unidad de Estadios y Seguridad de la UEFA –máximo organismo continental en materia futbolística-, que, en el año 2006, aprobó la nueva normativa de Seguridad y Vigilancia, así como las Regulaciones de Infraestructura en los Estadios de la UEFA. El cometido de ambas es velar por la seguridad en los estadios y por el respeto al medioambiente.

Para que esto sea posible, es absolutamente imprescindible la cooperación de las federaciones nacionales, los clubes, las >autoridades locales y las fuerzas del orden. La UEFA les presta asistencia para aplicar la normativa vigente, al mismo tiempo que realiza inspecciones esporádicas en todos los estadios para verificar si respetan o no la normativa.

Entre otras cosas, tanto la UEFA como las federaciones nacionales obligan a los clubes a disponer de sistemas de control de acceso eficaces –para evitar la entrada de aficionados ebrios o potencialmente conflictivos-. Del mismo modo, siempre que se celebre un encuentro oficial, deben estar presentes en el recinto deportivo las fuerzas de seguridad y los efectivos de Cruz Roja necesarios. Los primeros estarán atentos ante el más mínimo indicio de violencia, ya sea entre los propios aficionados o dirigidos hacia el colectivo arbitral o algún jugador.

1184-3

Los voluntarios de Cruz Roja, por su parte, acudirán en caso de que algún deportista o espectador requiera de asistencia sanitaria. También es importante que existan numerosas entradas y salidas a las instalaciones, y que estas presenten unas condiciones idóneas, para evitar, de este modo, posibles aglomeraciones y el riesgo de aplastamiento en caso de que se dé alguna circunstancia que obligue a desalojar el graderío.

Esto cobra especial importancia si tenemos en cuenta lo acontecido recientemente en Port Said, donde más de 70 personas perdieron la vida y alrededor de un millar resultaron heridas durante la disputa de un encuentro entre el Al Masri y el Al Ahli. La mayoría de ellas fueron aplastadas a causa de la desbandada provocada por la situación de pánico generada. A la vista de todo esto, podemos concluir que el diseño de una normativa de seguridad adecuada y el respeto de esta permitirá tanto a los deportistas como a los aficionados disfrutar del deporte sin la más mínima preocupación.

 

Equipo de Redacción IESPORT

©2010 IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electrónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por escrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

INFÓRMATE SOBRE NUESTROS CURSOS

Colaboraciones

Mantente informado