La importancia de los servicios de un entrenador personal

 

La calidad de los servicios de una institución deportiva se mide, actualmente, por el grado de especialización y personalización. Atrás quedaron los gimnasios fríos e impersonales en los que llegar, hacer una clase masiva de aeróbic y marcharnos a casa.

El presente y futuro se basa en mimar a los usuarios. En contar con estructuras, soporte y personal capaz de hacer un seguimiento a medida de sus actividades para que se sientan atendidos y vean que su esfuerzo sirve para algo.

Para conseguir estas metas, necesitaremos de la figura de un entrenador personal o personal trainer, que asesore profesionalmente a cada usuario, manteniéndole informado de cuáles son los ejercicios óptimos para conseguir sus resultados.

Anteriormente, se trataba de una figura algo elitista que sólo podían permitirse unos pocos, pero ahora se ha popularizado y una gran cantidad de centros disponen de varios personal trainers, los guías en deporte.

El gimnasio actual entiende que cada persona es un mundo y tiene necesidades diferentes. Ello hace que el entrenador alcance un gran valor y los clientes se sientan seguros, confiados y totalmente motivados. Así, lo ideal es que cada actividad de un gimnasio contara con su entrenador especializado en su área para el propio beneficio del centro.

 

La figura del entrenador personal

Durante los últimos años, se ha hablado mucho de la necesidad de contar con la figura de un entrenador en deporte. Y es que, como en otros sectores de actividad, las personas necesitamos un apoyo y un modelo a seguir que nos enseñe y guíe para alcanzar nuestras metas. Y ello es lo que realiza el personal trainner aplicado siempre al deporte.

La moda de contar con esta figura nació hace tan sólo unas décadas en Estados Unidos como ayuda a las estrellas de Hollywood para hacer deporte de forma personal. Muchos creían que era un negocio puntual, pero se ha demostrado que no es algo pasajero, sino que cada vez es más necesario y se ha extendido a todo tipo de personas, cualesquiera que sea su edad y condición.

Ahora bien, el entrenador debe contar con la preparación necesaria que acredite sus servicios, habiendo realizado estudios de Educación Física o INEF, complementándolos con diplomas en algunas ramas del deporte, en concreto, si se dedican a una en particular. A su vez, el personal trainner habrá tenido experiencia en la dirección de grupos, conocimientos de psicología en el deporte, del mundo de la empresa y la comunicación o bien de la salud y la nutrición.

Sus funciones

Según Entrenadorespersonales.com, una web pionera en su sector y que ofrece profesionales dedicados a esta área, se trata de la persona que te lleva un control individual de tu entrenamiento o actividad física, desarrollando como elemento fundamental la planificación de rutinas de entrenamiento, y pudiendo incluir el control de la alimentación, o la modificación de comportamientos de la vida cotidiana, o la inclusión de hábitos de salud.

La figura del entrenador personal ha cambiado desde su nacimiento. Ahora es mucho más profesional, específica y sobre todo personal. Esto ha surgido por la creciente demanda de la sociedad en buscar servicios a medida, y por ello sus tareas se adaptan siempre a los requerimientos de sus clientes.

Así, a nivel físico, el entrenador nos ayudará, por ejemplo, a reducir peso con una tabla de ejercicios personal según nuestro cuerpo, a ganar flexibilidad o musculatura, a mejorar las lesiones... aumentando poco a poco nuestra calidad de vida.

Es función del personal trainner seguir un control estricto de cada usuario, motivándolo, asesorándolo y guiándolo para recordarle sus tareas con el fin de alcanzar la meta fijada. Además, tanta es la especialización actual de estos servicios que, incluso, se ponen de acuerdo con los médicos y nutricionistas de cada gimnasio para ofrecer un apoyo global.

Un gran motivador

A su vez, el entrenador debe ser capaz de motivar y comunicar a los clientes para seguir la rutina establecida. Ha de ser humanista, ya que dirá verdades que pueden doler o que el usuario deberá afrontar, aunque no esté de acuerdo, como por ejemplo, rebajar menos peso del que uno realmente querría. Ha de transmitirnos confianza. Es un profesional del sector, por lo que sabrá mejorar nuestra calidad de vida de forma eficaz.

¿A quiénes van dirigidos sus servicios?

Afortunadamente, estos servicios se han expandido rápidamente y van dirigidos a todo tipo de personas. Desde amas de casa, jubilados, adolescentes, deportistas profesionales, directivos hasta embarazadas que necesitan un control específico, siempre recomendado por el médico. Las clases del entrenador deportivo pueden alternarse con las grupales, ya que cada una nos aporta diferentes ventajas. Además, en los gimnasios los personal trainner pueden dar clases a grupos reducidos o bien a personas individuales. Sea como sea, sus servicios son cada vez más demandados.

 

Ventajas de contar con un personal trainer

Viendo los puntos anteriores y la cada vez más preciada figura de este profesional, los beneficios de contar con sus servicios son diversos.

Por un lado, el trato personal es un alto valor a tener en cuenta. Para él, el cliente es el centro de atención y deberá establecer un trabajo a la carta para ensalzar sus valores.

Otro punto a favor es que, a consecuencia de la personalización, deberá adaptarse a los horarios que al usuario le vayan mejor para realizar ejercicio. La flexibilidad es importante y más, actualmente, en los tiempos que corren donde impera la rapidez e inmediatez. Tanto en el centro deportivo como a título personal, el entrenador fijará un plan para cada persona y un objetivo concreto.

Un plan personal

Y es que más allá del físico, a nivel emocional, el personal trainer conocerá a los usuarios antes de dar clases en una entrevista previa para saber cuáles son las demandas y los resultados a alcanzar. Posteriormente, elaborará un plan a seguir con horarios estrictos que deberemos cumplir. Explicará las ventajas y desventajas del ejercicio escogido para nuestra dolencia o problema, y dará apoyo en cada momento para que la clase sea realmente efectiva.

Finalmente, fijará un programa de entrenamiento específico que debe cumplirse. Suele ser bastante estricto, lo que nos ayuda a seguir una meta y ser más responsables. Cada semana, aproximadamente, se realiza un reporte con los resultados y, en función de éste, el programa puede ser cambiado o modificado para una mejor adecuación a la persona.

Aunque no estemos en el gimnasio, el plan puede incluir el contacto con el entrenador, ya sea por Internet o teléfono para preguntar dudas o bien transmitir nuestras inquietudes. Por ello, debe ser una persona con una fuerte empatía que no solamente domine la parte física y deportiva, sino también la más íntima, porque, muchas veces, se convierte en un psicólogo al que le contaremos aquello que queramos.

Amplios beneficios:

• Alta personalización.

• Contacto estrictamente personal.

• Sesiones individualizadas o en grupos muy reducidos.

• Nos sentiremos motivados para avanzar.

• Conseguiremos resultados rápidamente.

• Favorece la constancia.

• Flexibilidad de horarios.

• Concentración y ganas de hacer deporte.

• Alcanzar los objetivos fijados.

• Alto grado de profesionalización.

• Menos probabilidad de tener lesiones.

• Menos riesgos a padecer enfermedades.

• Asesoramiento y seguimiento.

• Confianza en nosotros mismos.

El EP TEAM de DiR

Una gran mayoría de gimnasios gozan del entrenador gracias a su alta demanda. En los centros de la cadena catalana DiR han creado un programa llamado EP TEAM, el nuevo entrenamiento personal para grupos reducidos donde beneficiarnos de todas las ventajas que aportan estos profesionales. En este caso, el objetivo es que la clase sea participativa y colaborativa para que todos los usuarios intervengan siendo una forma más de divertirse poniéndose en forma.

 

Un valor añadido para el gimnasio

La ventaja de poseer la figura del entrenador personal sólo aporta valores a los centros deportivos. Es una clara diferenciación respecto a la competencia y algo demandado por los usuarios. Contar o no con los servicios de este profesional puede suponer la elección o el rechazo de ese centro por parte el cliente.

La necesidad de crear un entorno wellness está a la orden del día. Y en este estado de bienestar que se quiere transmitir, el cliente debe encontrar miles de opciones a su alcance para encontrarse cada vez mejor, realizado y en paz. Conocer las demandas de los clientes nos llevará a contar con actividades cada vez más específicas.

Y el entrenador personal se perfila como una figura necesaria presente y futura, según marcan las tendencias, donde la inmediatez y el trato personal dibujan nuevas realidades en los centros que deben adaptarse a estas innovaciones. A veces, invertir en profesionalidad es el camino para conseguir el éxito.

 

Equipo de Redacción IESPORT

©2013 IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electrónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por escrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

INFÓRMATE SOBRE NUESTROS CURSOS

Colaboraciones

Mantente informado