Montjuïc, la Fura dels Baus y muchos fuegos artificiales. El 26 de julio de 2010 se celebró la ceremonia de inauguración del Campeonato Europeo de Atletismo en Barcelona, una cita que mostró, durante toda una semana, el deporte de más alto nivel.

Desde 1992, Barcelona se ha ganado el reconocimiento mundial en la organización de “mega” eventos deportivos, como el mundial de natación, la final de la Champions League o la llegada de una etapa del Tour de Francia. Estos eventos son fruto de la enorme experiencia organizativa presente en la capital catalana, que cuenta con una importante oferta de instalaciones donde poder ejecutar una gran variedad de disciplinas. Gracias a una gestión ejemplar de la herencia de los Juegos Olímpicos de 1992, la Ciudad Condal presume de una infraestructura ideal para albergar grandes eventos deportivos.

Sin embargo, transcurridos 19 años de los Juegos, surge una pregunta: ¿La infraestructura heredada de 1992 sirve para atraer los eventos deportivos más emblemáticos del futuro? En este artículo mostraremos, a través del ejemplo barcelonés, cómo gestionar la herencia de infraestructuras deportivas y cómo aprovechar los grandes eventos para dar un nuevo impulso a aquellas instalaciones imprescindibles de una ciudad moderna.

 

Barcelona, de 1992 a 2010

Para el Campeonato Europeo de Atletismo se habilitó el Estadio Olímpico donde se realizaron las pruebas, se reformó la gradería, se sembró de nuevo el terreno central, y se incorporó una nueva pista de ceniza marca Mondo; se dice que es la pista más rápida del mundo. En definitiva, se cumplieron todas las condiciones para ofrecer un rendimiento óptimo.

Desde 1992, Barcelona ha apostado por el deporte en general. No sólo en la celebración de grandes eventos deportivos internacionales, sino también en el desarrollo de eventos anuales de prestigio mundial. Además, para fomentar la actividad física entre los barceloneses, el Ayuntamiento de Barcelona también tiene que proveer a la ciudad de instalaciones para la práctica de una gran variedad de deportes y zonas de actividad al aire libre.

Este éxito es gracias a la transición de unas instalaciones destinadas al deporte de élite hacia el uso de éstas por los habitantes de Barcelona. Por ejemplo, las Piscines Picornell, el Port Olímpic o la Escola Municipal de Vela. Cualquier barcelonés puede hacer uso de dichas instalaciones por un coste más que razonable.

Prueba de ello, o mejor dicho resultado de este esfuerzo, es que se ha incrementado en un 11% en 5 años el número de ciudadanos que practican algún deporte, siendo en la actualidad casi un 60% los barceloneses que realizan actividades deportivas.

1110-6

Esta tendencia ha ayudado, por ejemplo, al crecimiento exponencial de los gimnasios de grupos como DiR, a la vez que ha fomentado que grandes multinacionales del fitness hayan decidido implantarse en Barcelona (Holmes Place, LA Fitness, Esporta…), creando sus propias instalaciones destinadas a nichos de mercado específicos.

Y con el Campeonato Europeo de Atletismo se ha dado un nuevo impulso. El Ayuntamiento de Barcelona ha invertido 53 millones de euros, 30 millones de ellos sólo para la recalificación de las instalaciones de Mar Bella (4,6 millones), Can Dragó (63.000), Pau Negre (2,3 millones), Joan Serrahima (4,6 millones) y el Estadio Olímpico (19,4 millones). Eso se refleja en el total de las inversiones en infraestructura deportivas de la ciudad que han aumentado unos 10 millones de euros anuales en los últimos años. Un 40% de estas inversiones fueron financiadas por el Ayuntamiento, mientras que el resto procedían de otros fondos, como el Consejo Superior de Deportes, gestionado por el Instituto Barcelona Esports (IBE).

Los resultados de estas inversiones se mostrarán en un futuro próximo en las cifras de la actividad deportiva de los barceloneses. Los otros beneficios del campeonato ya se conocen, pues sólo en impacto económico y mediático se han generado unos resultados de unos 77 millones de euros para la ciudad.

Barcelona sigue apostando fuerte por una actividad deportiva accesible. Recientemente, el consistorio barcelonés se ha comprometido en una continuada inversión en infraestructura deportiva para conseguir el reto de tener una instalación deportiva disponible para cada ciudadano situada a menos de 10 minutos andando.

1110-9

 

Melbourne, ejemplo mundial para el deporte urbano

Pero siempre se puede mejorar, y un buen ejemplo a seguir es la ciudad de Melbourne en Australia. Organizó unos exitosos Juegos de la Commonwealth en 2006 y aprovechó esta ocasión para convertir la zona de competición dentro de la ciudad en áreas deportivas para sus ciudadanos y en la práctica del deporte amateur.

Como reconocimiento del excelente trabajo realizado, fue nombrada Ultimate Sports City (Ciudad Deportiva por Excelencia) por la reconocida agencia de deportes Sports Business. La ciudad fue valorada por su capacidad de atraer eventos deportivos, su infraestructura deportiva, la participación ciudadana y el apoyo gubernamental.

Además, Melbourne ha sido capaz de combinar en la misma ciudad la dinámica de los negocios con los servicios de ocio deportivo. Ello es gracias a una red de carriles amplios para peatones y ciclistas, parques con campos deportivos, pistas de skate o zonas de recreo al lado del río o la playa. Ello queda patente cuando paseamos por cualquier zona de la ciudad y vemos gente haciendo deporte.

Los resultados de esta política se ven reflejados en los logros conseguidos por los deportistas australianos: Australia, con una población de 22 millones, ocupó la sexta plaza en el medallero de Pekín.

Como en el caso de Barcelona, el compromiso del gobierno local ha sido fundamental. No sólo en la inversión de fondos, sino también y, sobre todo, en la planificación urbanística de zonas verdes y la red de transporte.

 

Integración en el plan urbanístico

Tal como muestran los ejemplos de Barcelona y Melbourne, la inversión en infraestructura deportiva no significa sólo la construcción de grandes estadios. Al contrario, con un poco de voluntad, imaginación y un compromiso financiero mínimo se puede construir una base muy sólida para promover la actividad deportiva.

Ejemplos de implementación de instalaciones deportivas abiertas al público en la ciudad:

• Circuitos deportivos urbanos: Puede ser simplemente la creación de un circuito en un parque o al lado del río o la playa mediante unas señales indicando distancias o consejos para ejercicios o estiramientos. Con la celebración del Campeonato Europeo de Atletismo, Barcelona acaba de inaugurar un nuevo mapa de 11 circuitos de deporte urbanos por toda la ciudad.

• Pistas deportivas patrocinadas por entidades privadas, empresas o fundaciones: Hay varias razones por las que el patrocinio de una pista de fútbol o básquet es interesante. Para las empresas es una manera directa de conectar con su público objetivo, que, además, tiene un efecto durante mucho más tiempo que un simple anuncio. Por otro lado, existen fundaciones que intentan promover una estilo de vida positivo a través del deporte para los niños más desfavorecidos. Un buen ejemplo son las pistas de streetball en varios barrios de Nueva York. Con motivo del World Basketball Festival en la ciudad, Nike patrocinó la construcción de nuevas pistas y la renovación de las existentes.

• Pistas de skate creadas por los mismos patinadores: Además de una reducción de costes, también es una manera efectiva para crear sentimiento de responsabilidad hacia la instalación entre los usuarios.

• Desarrollo de una red segura de carriles bici que puede ser utilizada por ciclistas y patinadores: Además de sólo reservar un trocito de la calle para bicicletas mediante una línea pintada, significa tener un carril apartado de la calle principal.

Al final, estas inversiones no sólo tendrán sus beneficios en la práctica deportiva, pues varias investigaciones han mostrado que el fomento del deporte y la actividad física en barrios conflictivos da resultados muy positivos en la prevención de la criminalidad juvenil y la adicción de drogas entre jóvenes de estas zonas.

 

Cambiar el panorama deportivo de nuestras ciudades

La actividad física de los ciudadanos empieza alrededor de la vivienda, por eso es tan importante una buena infraestructura deportiva en las zonas urbanas de este país. Como hemos visto, es imprescindible contar con la voluntad de los gobiernos que exige una visión clara por el deporte. Un cambio de mentalidad necesario para conseguir lugares donde hacer deporte seguros, sanos y accesibles para todo el mundo.

 

Equipo de Redacción IESPORT

©2010 IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por esctrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

INFÓRMATE SOBRE NUESTROS CURSOS


Colaboraciones

Mantente informado