En este año que empieza 2011, todos pensamos en nuevos proyectos. En casa de José Ángel Gómez Marchante, ciclista profesional desde hace siete años, también se habla de trabajos futuros, pero con una diferencia: aún no tiene equipo para este año y la cosa pinta mal, muy mal. Fue uno de los mejores escaladores de su generación, con buenas clasificaciones en sus primeras dos Vueltas a España. Pero, tras estas participaciones prometedoras, su carrera se ha convertido en una historia de mala suerte: caídas, enfermedades raras y más caídas. Cada año le resultaba más difícil encontrar un equipo nuevo, hasta que firmó para el Andalucía-Cajasur en 2010, un equipo de segunda fila. En noviembre le dijeron que no renovaban su contrato para 2011.

Como Gómez Marchante hay muchos otros atletas que han invertido todo en una carrera deportiva, y que al final no alcanzan ni los resultados ni los éxitos previstos. Empieza un nuevo reto: el del ex-deportista. A veces, se obtienen éxitos dentro del deporte, como Rubén de la Red, que ha podido convertirse en entrenador de la cantera del Real Madrid. Pero, en muchas ocasiones, no existe esta posibilidad y empieza una nueva vida fuera del deporte.

Todos queremos ser como Xavi Hernández, Rafa Nadal, Samuel Sánchez… ganarnos la vida como deportista de alto nivel. Pero, ¿qué pasa si te lesionas o termina tu carrera deportiva? Por ello, obtener un diploma es algo muy importante. Sin embargo, el deporte de alto nivel exige muchas horas de entrenamiento que normalmente resultan difíciles de compatibilizar con las clases en el Instituto. ¿Qué alternativas existen en España y qué podemos aprender del extranjero? A través de ejemplos de EE.UU., Holanda y España, mostraremos que existe la posibilidad de compartir estudios y competición deportiva.

Hay muchos atletas que han invertido todo en una carrera deportiva, y que al final no alcanzan ni los resultados ni los éxitos previstos. Empieza un nuevo reto: el del ex-deportista.

 

El sueño de una carrera deportiva

Muchos niños sueñan jugar en el FC Barcelona, marcar muchos goles y ganar mucho dinero. Pero 20 años más tarde sólo para unos pocos este sueño se ha hecho realidad. ¿Es sensato apostar por una carrera deportiva y arriesgar la formación académica? No existe mucha investigación sobre esta tema en cuanto a deportes europeos, pero si miramos los principales deportes americanos, vemos que en el mejor de los casos sólo un 0,5% de los alumnos que juegan a béisbol en la secundaria llegan a firmar un contrato para un equipo profesional.

1120-5

 

Sólo un 0,5% de los alumnos que juegan a béisbol en la secundaria llegan a firmar un contrato para un equipo profesional.

En baloncesto y fútbol americano el porcentaje de alumnos que lo consiguen es mucho más bajo y, desgraciadamente, estas estadísticas son aún peores cuando se trata de mujeres.

A parte de esto, hemos de tener en cuenta que las carreras deportivas son de duración corta, con una media de 3 a 7 años. Eso significa que el deportista debe ganar mucho dinero durante este tiempo o bien le quedan unos 40 años más de vida profesional. Desafortunadamente, mucha gente, incluso atletas, entrenadores y padres ignoran esta realidad.

Queda claro que la apuesta única por una carrera deportiva es arriesgada, y que es buena idea tener un plan B. Estudiar mientras compites es una alternativa muy interesante. Las empresas valoran mucho en sus trabajadores las cualidades que se desarrollan como deportista: autodisciplina, liderazgo, responsabilidad o determinación. Una razón más por la que vale la pena combinar la carrera deportiva con una buena formación profesional. ¿Cuáles son nuestras opciones si queremos hacerlo?

De ciclista a abogado. José Rodríguez García era un chico inteligente con capacidad de aprender. También tenía talento como ciclista y se hizo profesional con 23 años. Diez años más tarde terminó su sueño deportivo. Por suerte, completó sus estudios y, en un par de años, se licenció en derecho. Ahora es abogado especializado en deporte. Entre sus clientes: Marta Domínguez y Alejandro Valverde.

 

EE.UU. y la importancia del deporte universitario

Uno de los modelos más conocidos para combinar deporte con educación es el americano. En los EE.UU. el deporte está especialmente vinculado a la educación, pues la mayoría de los Institutos y Universidades están implicados en deporte organizado.

Además, el deporte universitario ocupa un lugar importante dentro de la cultura deportiva americana. Muchas veces las competiciones universitarias (de la NCAA) son más importantes, incluso, que el deporte profesional. Otro factor que explica la magnitud del deporte universitario es la cantidad de gente que trabaja y se gana la vida dentro de este mundo.

¿Por qué el deporte universitario se ha convertido en una fuerza tan importante en EE.UU. y en el resto del mundo no? La razón principal es la falta de una organización centralizada entre el deporte juvenil y el deporte profesional.

Como consecuencia, la única fuente para seleccionar talentos de las ligas profesionales a nivel nacional es el deporte escolar/universitario. Esto ha convertido a las Universidades que compiten en la NCAA en organizaciones deportivas que cuentan con instalaciones y presupuestos que casi están al nivel de los equipos profesionales.

Las principales Universidades cuentan con presupuestos gigantes e instalaciones deportivas de muy alto nivel y, como resultado, atraen a los mejores talentos, no sólo de los EE.UU., sino del mundo entero.

En principio, parece ser un sistema ideal: instituciones académicas reconocidas, deportistas de élite, las mejores instalaciones y presupuesto de sobras. Sin embargo, el deporte universitario afronta muchas críticas.

Las más relevantes en este contexto son:

• Distraen la atención de los estudiantes de sus actividades académicas.

• Derivan presupuesto, recursos, instalaciones, personal y apoyo de la comunidad de los programas educativos al deporte.

• Crean mucha presión sobre los atletas y apoyan un sistema de estatus jerárquico en el cual se conceden excesivos privilegios a los atletas estudiantes o “student athletes”.

• Otro asunto muy polémico son los atletas estudiantes. Teóricamente no cobran, pero pueden percibir hasta 150 mil dólares anuales en becas de una Universidad para “estudiar” en su Instituto.

• Y, finalmente, hay mucha discusión sobre los resultados académicos de los atletas estudiantes. Deben alcanzar una nota mínima para poder competir, pero a veces las notas son hinchadas por la presión de la misma Universidad.

Por otro lado, pertenecer a un equipo universitario es un reconocimiento en las escuelas de EE.UU. y esto reduce las tasas de deserción escolar, y se traduce en una mayor identificación con la escuela. En conclusión, el sistema Norteamericano tiene sus ventajas y desventajas. ¿Cómo está la situación a este lado del Atlántico?

 

Europa: Países Bajos y España

En Europa llevamos un sistema muy diferente. Para empezar, no son las escuelas sino los comités olímpicos los que seleccionan a los deportistas con aptitudes para llegar a la élite para estudiar en centros adaptados. Cada año publican una lista de atletas con un estatus de deportista de élite (A, B o Potencial Alto) que tienen derecho a algunos servicios en función de su estatus. Uno de estos servicios es un régimen escolar personalizado que suele ser diferente en cada país.

La nadadora zimbabuense Kristy Coventry, doble ganadora del oro olímpico, aprovechó el sistema de deporte universitario americano para desarrollar sus carreras deportivas y educativas en la Universidad de Auburn, Texas. La misma Universidad ahora cuenta con la ex- campeona olímpica francesa Laure Manaudou.

En este momento, los Países Bajos cuentan con 28 escuelas LOOT repartidas por todo el país para ofrecer una combinación óptima entre deporte de alto nivel y educación a unos 300 jóvenes que se están preparando para ser los deportistas de élite del futuro.

Como primer ejemplo, nos centramos en el modelo holandés. Desde principios de los años noventa han desarrollado una red de 29 escuelas LOOT, escuelas de secundaria que ofrecen programas personalizados para atletas talentosos con estatus de deportista de élite. No son escuelas únicamente para deportistas; es importante que compartan su trayectoria académica, también, con no deportistas. ¿Entonces, cuáles son los beneficios que dan las escuelas LOOT para un deportista de élite?

• Horarios de clase flexibles que dejan espacio para entrenar y competir.

• Convalidación (parcial) de asignaturas específicas.

• Aplazamiento o reducción de deberes.

• Disposiciones para eliminar retrasos causados por ausencia debido a entrenamientos o competiciones.

• Aplazamiento o adaptación de exámenes.

• Supervisión personal por un tutor LOOT.

• Exámenes repartidos en dos años.

A parte de esto están vinculados a los 4 centros de deporte de élite y educación (CTOs), cada uno especializado en algunos de los 10 deportes punteros del comité olímpico holandés. Pero, también, entran muchos jóvenes que se están especializando en deportes no olímpicos, como por ejemplo el fútbol. Muchos jugadores que vienen de la cantera de uno de los grandes clubes han estudiado en una escuela LOOT.

Ranomi Kromowidjojo es triple campeona del mundo de natación y uno de los talentos más grandes del deporte holandés. Durante su preparación para los JJ.OO. de Pekín estudiaba en una escuela LOOT que la ayudó a terminar la secundaria. Ahora se está preparando para Londres 2012, de nuevo está en un Instituto vinculado al programa CTO.

 

Ser deportista de élite en España

A nivel nacional también existen centros que ofrecen la posibilidad de compaginar el deporte de élite con estudios. Por un lado, las iniciativas por parte del Consejo Superior del Deporte (CSD) dentro de los Centros de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid y Sant Cugat (Barcelona), además de programas de tutorización para deportistas de Alto Nivel y, por otro lado, iniciativas por parte de los propios clubs deportivos, como la escuela Santa Clara del Club Natació de Sabadell (Barcelona).

Los CAR se encargan, principalmente, de la preparación física, técnica y psicológica de los atletas para las competiciones internacionales, y también se hacen cargo de la formación educativa de estos deportistas. Facilitan las herramientas necesarias para su desarrollo educativo básico, como la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) dentro de las mismas instalaciones de los CAR. Por supuesto, estos Institutos llevan horarios completamente adaptados a las necesidades de los deportistas.

A otro nivel está el Programa de Ayuda al Deportista de Alto Nivel (PROAD), donde diversos tutores realizan un seguimiento a los deportistas para ayudarles en su futura inserción en el mercado laboral, fuera ya de la práctica deportiva profesional.

La escuela Santa Clara da un paso más allá, pues no sólo ofrece estudiar la ESO, sino que ya empieza con los más jóvenes, ofreciendo cursos de educación primaria. Este proyecto del Club Natació Sabadell es un ejemplo excelente de cómo integrar educación, vida activa y deporte para niños y jóvenes que quieren hacerse deportistas o, simplemente, quieren compartir su formación académica con una vida deportiva sana. Fue el primer programa para deportistas ofrecido en España y su éxito se muestra con ex-alumnos como David Meca o Aschwin Wildeboer.

 

El campeón del futuro sale preparado

Hoy en día, el deporte es un gran negocio con un enorme impacto mediático. Prácticamente, todos los niños tienen sus ídolos y sueñan en convertirse en deportistas profesionales. Se han puesto en marcha muchos servicios para ayudarles a conseguirlo; las mejores instalaciones, gerentes muy buenos, equipos de especialistas para mejorar el rendimiento... Y los resultados lo demuestran: España gana más títulos que nunca. Pero no sólo salen ganadores; por cada ganador hay muchos perdedores. Es sólo una razón porque no es bueno que los niños que se preparan para ser deportistas abandonen sus estudios, aunque su futuro sea muy prometedor. Es importante que, a pesar de las horas de entrenamiento que exigen algunos deportes, saquen tiempo para seguir con sus clases, porque el futuro es incierto y no siempre se consigue vivir del deporte. En España se han dado los primeros pasos, pero quedan bastantes más por hacer. La Ley prevé servicios especiales para deportistas de élite pero falta que los Institutos estén preparados para ofrecerles estos servicios.

La escuela Santa Clara forma parte del Club Natació Sabadell y fue fundada en 1962. En este año, el entonces presidente del club inauguró la escuela con la finalidad de potenciar, a la vez, las capacidades intelectuales, humanas y físicas, iniciativa que tuvo una gran repercusión en todo el Estado por ser la primera entidad deportiva privada que hacía una tarea similar.

 

 

Equipo de Redacción IESPORT

©2010 IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por esctrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

INFÓRMATE SOBRE NUESTROS CURSOS

Colaboraciones

Mantente informado