Tal y como quedó aprobado en los Presupuestos Generales del Estado para el año 2010, el próximo día 1 de julio entra en vigor la subida de los tipos impositivos de IVA

Este incremento de la imposición en el Impuesto sobre el Valor Añadido se ha establecido con vocación de permanencia y de convergencia respecto a la tributación en este impuesto en el resto de países de la Unión Europea, que en su gran mayoría presentan unos tipos impositivos algo más elevados. Esta circunstancia, está además agravada por el déficit actual de las cuentas públicas derivada de la actual situación económica.

Aunque los efectos de esta medida recaerán principalmente sobre el consumidor final, también afectará a determinadas empresas o entidades ubicadas en sectores como el sanitario, educativo, inmobiliario o deportivo, las cuales pueden ver incrementados sus costes por el simple hecho de prestar servicios exentos de este impuesto.

Vamos a ver con ejemplos cómo muchas entidades deportivas verán encarecidos sus costes de explotación; explicaremos con detalle el funcionamiento de la nueva regulación, los riesgos derivados de este sobrecoste y al mismo tiempo intentaremos minimizarlos con una serie de consejos.

 

La subida de los tipos impositivos de IVA

Hasta el 30 de junio de 2010, el tipo de IVA aplicable a todas aquellas adquisiciones de bienes o servicios que se realizan, de forma general, es del 16%; asimismo, existe un tipo de IVA reducido del 7% para determinados bienes y servicios (tales como, entre otros, la vivienda, los alimentos, los servicios de restauración, el transporte de viajeros o los espectáculos deportivos); por último, la normativa establece la posibilidad de aplicar un tipo de IVA superreducido del 4% para la adquisición de determinados bienes, especialmente protegidos a nivel fiscal, como pueden ser los alimentos de primera necesidad, los medicamentos o los libros.

A partir del día 1 de julio de este mismo año, y en base a lo establecido en la Ley de Presupuestos Generales del Estado, los tipos impositivos de IVA aplicables van a variar desde el 16% hasta el 18% (tipo general) y desde el 7% hasta el 8% (tipo reducido). El tipo de IVA superreducido del 4% va a permanecer inalterado.

La aplicación de los nuevos tipos impositivos deberá hacerse en todas aquellas entregas de bienes y prestaciones de servicios que se devenguen con posterioridad al 30 de junio de 2010. Dicho devengo se produce, de forma general, en el caso de las entregas de bienes, cuando el bien se ponga a disposición y, en el caso de prestaciones de servicios, en la fecha de emisión de la factura; ambos casos con independencia del momento en que se satisfaga el precio de la operación. Asimismo, cabe mencionar que cuando nos encontramos ante una transacción que conlleva un pago anticipado, en ese caso, el devengo del impuesto se produce en el momento en que se satisfacen estos pagos.

 

La exención en el IVA de los servicios deportivos

El Impuesto sobre el Valor Añadido es un tributo que graba el consumo y, en consecuencia, cualquier aumento de los tipos impositivos repercute necesariamente sobre los consumidores que son los que, finalmente, satisfacen la totalidad del impuesto en su compra sin posibilidad alguna de desgravación. Las empresas actúan en este impuesto como meras recaudadoras, en la medida que el IVA que cobran (IVA repercutido) deben ingresarlo a Hacienda y el IVA que pagan a sus proveedores (IVA soportado), podrán deducírselo del IVA a ingresar a Hacienda. Al menos una vez al trimestre, y de forma periódica, las empresas deberán presentar a la Administración Tributaria su liquidación del Impuesto sobre el Valor Añadido (donde ingresan a

favor de esta administración la diferencia entre el IVA que han repercutido y el IVA que han soportado). Por tanto, un aumento de la tributación en este impuesto tendrá un efecto económico neutro para las empresas.

No obstante lo anterior, existen diferentes tipos de empresas o entidades que, pese a ejercer una actividad económica y que, en principio, deberían tributar por este impuesto, pero dada su actividad, pueden estar exentas en el Impuesto sobre el Valor Añadido. La exención implica que aquellas entregas de bienes o prestaciones de servicios podrán estar facturadas sin necesidad de repercutir el IVA a los clientes. La exención, en ningún caso, habilita el no tener que satisfacer el IVA que el proveedor factura.

La Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido establece determinadas exenciones en actividades como las sanitarias, educativas, sociales, culturales, financieras o inmobiliarias. Entre la relación de operaciones que se detallan como exentas (recogidas en el artículo 20 de esta ley) figura la prestación de servicios deportivos, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos:

a) El prestador de estos servicios debe ser una entidad calificada como de carácter social (este reconocimiento lo otorga la Administración Tributaria, previa solicitud, en la medida que la entidad no tenga ánimo de lucro y que los cargos representativos sean gratuitos)

b) Los servicios se han de prestar a favor de personas físicas que practiquen el deporte o la educación física (con independencia que sea otra entidad o una empresa quien satisfaga el coste de estos servicios)

Dados estos requisitos, por tanto, existe un número muy importante de asociaciones y clubes deportivos que, una vez obtenido la calificación de entidad de carácter social, pueden acogerse a esta exención, la cual, una vez concedida por la Administración Tributaria, no es renunciable por parte de la entidad deportiva.

Si la entidad o la empresa que presta servicios de carácter deportivo no obtiene la exención, en ese caso, podrá repercutir un tipo de IVA reducido (del 7% hasta el 30 de junio y, a partir de entonces, del 8%) a sus clientes.

Como se ha comentado anteriormente, obtener la exención de IVA, en ningún caso significa que en las adquisiciones de bienes y servicios que

realiza la entidad no deba satisfacer el IVA correspondiente a sus proveedores.

 

La deducibilidad del IVA soportado: Regla de la Prorrata

Cuando una entidad deportiva realiza operaciones exentas (es decir, prestación de servicios deportivos) y por tanto, no repercute IVA a los usuarios, debe tener presente las restricciones existentes para deducir el IVA soportado en sus compras de bienes y servicios a proveedores. Como principio general, se establece que si una empresa o entidad no repercute IVA a sus clientes, no podrá deducirse el IVA satisfecho a sus proveedores y, por tanto, este impuesto pagado no será neutro para la empresa o entidad, en la medida que supondrá un coste adicional a sus consumos o inversiones.

En este sentido, la Regla de la Prorrata (regulada en los artículos 103,104,105 y 106 de la ley de IVA) establece las bases para el cálculo del IVA soportado que se va a considerar deducible en la liquidación de este impuesto por parte de la entidad deportiva que, al margen de las operaciones exentas que pueda realizar, tenga también ingresos no exentos en este impuesto. La ley de IVA establece dos reglas de cálculo para determinar el porcentaje de IVA soportado a deducir:

 

Prorrata General

Establece que el porcentaje de IVA soportado deducible será el resultante de dividir el total de operaciones no exentas respecto del total de operaciones realizadas por la entidad durante un año. Dicho porcentaje deberá redondearse siempre por exceso. Cabe señalar que las Subvenciones no vinculadas a precio no se computan a los efectos de calcular el porcentaje.

1100-2

 

Prorrata Especial

Establece que las cuotas de IVA satisfechas relacionadas con las actividades exentas, no serán deducibles y que las cuotas de IVA satisfechas relacionadas con las actividades no exentas se podrán deducir al 100%. Asimismo, para las cuotas satisfechas por gastos generales o compartidos en ambas actividades, el porcentaje del IVA satisfecho deducible será el resultante de aplicar las reglas de la Prorrata General. La Prorrata Especial, con carácter general, será de aplicación voluntaria por parte de la entidad y de aplicación obligatoria si las cuotas deducibles aplicando la Prorrata General superan en un 20% las que resultarían deducibles aplicando la Prorrata Especial.

 

Ejemplo práctico

En el siguiente ejemplo, se puede comprobar de forma numérica las reglas comentadas anteriormente: Los ingresos obtenidos por parte de un club deportivo durante un año natural han sido los siguientes:

1100-3

 

Las Cuotas de Servicios Deportivos comprenden las contraprestaciones recibidas por los abonados a las instalaciones gestionadas por el club; asimismo, esta entidad alquila parte de estas instalaciones a otras empresas obteniendo por ello unos ingresos sujetos a IVA. En relación a las subvenciones, éstas se consideran no vinculadas a precio. Por último, esta entidad gestiona un bar en sus instalaciones.

Asimismo, las facturas recibidas durante el mismo periodo, en relación a las fuentes de ingresos del club se resumen en el siguiente cuadro:

1100-4

 

IVA Deducible según Prorrata General

Según la Prorrata General, el 52% del IVA Soportado va a ser deducible, mientras que el resto (48%) no lo será y, por tanto, será más coste de la adquisición de bienes y servicios por parte de la entidad.

1100-5

 

IVA Deducible según Prorrata Especial

1100-6

Según este método de cálculo se considerarán deducibles por completo las cuotas satisfechas en las actividades en las que se ha repercutido IVA y no serán deducibles las cuotas correspondientes a las actividades exentas de IVA. En relación a las cuotas satisfechas en los gastos generales o comunes, éstas serán deducibles en la proporción que el porcentaje de Prorrata General establezca (en este caso, el 52%)

1100-7

En el ejemplo planteado, la entidad deberá aplicar obligatoriamente la Prorrata Especial, en la medida que el IVA deducible según este método es un 20% inferior al de la Prorrata General.

1100-8

Del total de cuotas soportadas por parte de la entidad (62.000 euros) únicamente serán deducibles en su liquidación del Impuesto sobre el Valor Añadido 22.736,00 euros (el 36,67%), lo que implica que las cuotas restantes (39.264,00 euros) serán más coste para la entidad.

1100-9

 

Efecto de la subida de los tipos impositivos sobre el IVA No Deducible

El ejemplo anterior se ha basado en la aplicación de los tipos de IVA vigentes hasta el 30 de junio de 2010; no obstante, se pueden hacer los mismos cálculos en base a los nuevos tipos de IVA que entran en vigor próximamente, de tal forma que podremos comprobar como las entidades que están exentas de IVA tendrán un impacto negativo en esta subida, en la medida que aumentará su coste en la adquisición de bienes y servicios.

De esta forma, y siguiendo con el ejemplo anterior y aplicando los nuevos tipos de IVA a las facturas recibidas tendremos lo siguiente:

1100-10

El importe total de IVA Soportado aumenta a 69.800 euros.

1100-11

 

Este aumento de las cuotas de IVA a satisfacer a los proveedores, y en la medida que el club deportivo esté sujeto a la Regla de la Prorrata, va a implicar un incremento también en el IVA Soportado no deducible (44.172,00 euros respecto a los 39.264,00 euros cuantificados en el supuesto anterior) y, por tanto, un mayor coste por parte de la entidad en la adquisición de los bienes y servicios.

 

Conclusiones y consejos prácticos

La subida de los tipos impositivos de IVA tiene un efecto perjudicial para todas aquellas empresas que tengan, entre sus ingresos, operaciones exentas de IVA. En este sentido las entidades deportivas que gozan de esta exención van a experimentar un incremento de sus costes de producción de servicios derivados por un aumento de las cuotas de IVA que no se van a poder deducir.

Este perjuicio será directamente proporcional a la proporción de operaciones exentas sobre el total de ingresos que tenga la entidad, de tal forma que aquellas entidades que no estuviesen exentas (por no cumplir los requisitos establecidos, o bien por no haber solicitado la exención) no tendrán efecto negativo alguno de la subida de los tipos impositivos del IVA (salvo, lógicamente, el que pueda derivarse de un encarecimiento del precio final a satisfacer por parte de sus clientes o usuarios)

Asimismo, aquellas entidades que obligatoriamente deban utilizar la Regla de la Prorrata Especial (en lugar de la General), sufrirán más el impacto negativo de la subida del IVA.

Para reducir el impacto negativo a corto plazo puede ser interesante para las entidades exentas en este impuesto anticipar la adquisición de bienes y servicios, así como la realización de inversiones que se tuviesen previsto realizar con posterioridad al día 1 de julio. Esta práctica puede ser especialmente interesante para la adquisición de bienes de inversión que, en principio, tienen un precio de adquisición mayor y que, por tanto, la cuota de IVA a satisfacer debe suponer un importe más significativo.

En el sentido comentado en el párrafo anterior, y si las condiciones financieras de la entidad lo permiten, se puede reducir el impacto negativo de esta modificación en el IVA realizando pagos anticipados por la adquisición de productos o servicios con anterioridad a 30 de junio de 2010. La ley de IVA, en su artículo 75, establece que este impuesto se parcial en aquellas operaciones donde el pago sea anterior a la entrega del bien o la prestación del servicio.

 

Equipo de Redacción IESPORT

©2010 IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por esctrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

INFÓRMATE SOBRE NUESTROS CURSOS

Colaboraciones

Mantente informado