Se ha comprobado que el éxito de una entidad deportiva, independientemente de su tipología, siempre se debe a la capacidad de un equipo de personas para gestionarla de manera adaptada a sus características, su finalidad y su entorno. Esto es lo que define su nivel de profesionalización.

Colaboraciones

Mantente informado