ENDEUDAMIENTO. ¿BUENO, BONITO Y BARATO?

ENDEUDAMIENTO. ¿BUENO, BONITO Y BARATO?

ENDEUDAMIENTO. ¿BUENO, BONITO Y BARATO?

 

INTRODUCCIÓN

En los últimos años y desde el estallido del actual crisis económica mundial, nos hemos acostumbrado a escuchar tecnicismos económicos como: déficit público, deuda pública, deuda privada, tasa de deuda sobre PIB (Producto Interior Bruto), etc., etc.

Aunque seamos neófitos en la materia, el vocabulario económico y financiero ha impregnado nuestro día a día. El catalizador de esto los medios de comunicación, nos han impregnado desgraciadamente con temas de rabiosa actualidad. No debemos olvidar que desde el año 2007, cuando explota la crisis financiera en EE.UU. con las hipotecas “subprime”, nuestro país ha sufrido dos recesiones económicas y aunque lenta, la recuperación que se vislumbra no está exenta de una tercera recesión.

No queremos abordar los motivos y orígenes de la actual situación, ni mucho menos apuntar cual será la trayectoria económica futura. Pero en el presente artículo, queremos hacer especial referencia a los efectos que ha tenido el endeudamiento sobre la economía de las empresas, y podemos buscar paralelismos en la economía doméstica de las familias, (salvaguardando algunas y evidentes diferencias).

Con la intención de simplificar la exposición y facilitar al máximo la lectura, omitimos los efectos fiscales que comporta el endeudamiento, para las sociedades y para las personas físicas.

¿POR QUÉ ENDEUDARSE?

En el contexto empresarial, ante la necesidad de financiar una inversión contamos con las siguientes fuentes financieras:

a) Aumento del capital aportado por los socios hasta cubrir la necesidad financiera fruto de la inversión a realizar

b) Autofinanciar la inversión a realizar, con los beneficios obtenidosaccounting-761599_314X225

c) Financiar la inversión acudiendo a endeudamiento, principalmente, con entidades financieras

d) Combinación de las tres fuentes de financiación anterior

La necesidad de buscar financiación puede tener diferentes causas. A continuación, sin ser un listado exhaustivo, proponemos algunos de los motivos más frecuentes:

a) Para adquirir nuevos activos productivos que aumenten la producción de nuestros productos o servicios

c) Iniciar procesos de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i)

d) Financiar pérdidas que hayan podido producirse en la empresa. Destacar que esta es una opción desesperada y poco aconsejable

Este dilema planteado en un contexto económico diferente al actual, tenía fácil solución. La solución obvia era acudir al endeudamiento (apalancamiento). Y como veremos en el apartado anterior, la mayoría de las empresas con el consentimiento de sus socios, acudieron a esta solución. El relativamente fácil acceso a la deuda y unos tipos de interés bajos, facilitaban la decisión. Todo esto inmersos en un proceso económico expansivo de largo recorrido. ¿Qué más se podía pedir?

BENEFICIOS, APARENTES, DE LA DEUDA

En el análisis financiero de las empresas, existe un indicador que mide y valora el rendimiento del capital aportado por los socios. Este indicador es el ROE (siglas en inglés de Return On Equity). Cuanto más elevado sea el valor obtenido (expresado en porcentaje) más atractivo será para los accionistas en mantener su inversión (capital) en la empresa y también para posibles nuevos accionistas.1405-2

Este indicador o ratio, nos informa del beneficio generado por la empresa en relación a los fondos propios que son propiedad de los accionistas. Tengamos presente que el beneficio (después de pagar los correspondientes impuestos) pertenecen a los socios que decidirán si repartirlo en forma de dividendos, o dejarlos en la empresa en forma de reservas o aumentando el capital social.

Ahora proponemos al lector convertirse en accionista de una empresa y evaluar la siguiente situación.

Una sociedad está constituida por usted y 3 personas más. Cada uno de los socios posee el 25% de titularidad sobre las acciones de la empresa. En su momento aportaron cada uno 1.000€. En su primer año de actividad (N), la sociedad obtiene un beneficio después de impuestos de 800€

ROE (de todos los socios) = beneficios / fondos propios = 800/4.000= 20%

ROE (del lector) = 200/1.000= 20%

Usted aportó en su momento 1.000€ a la sociedad y recibe el 25% del beneficio generado 200€. Esto le supone un rendimiento de su inversión del 20%

Ante la necesidad de adquirir nueva maquinaria, nuevas instalaciones y nuevos equipamientos, la sociedad tiene que afrontar una inversión estimada en 20.000€ en el ejercicio siguiente (N+1). Esta inversión les permitirá aumentar su capacidad productiva hasta llegar a obtener unos beneficios después de impuestos de 2.400€ en el ejercicio N+1. Usted y sus socios tienen que decidir como afrontar financieramente la inversión necesaria y como esto les afectará en su ROE. Para ello evalúan dos alternativas:

1ª alternativa. Deciden realizar la inversión y financiarla con su propio dinero. Veamos como le afecta esta decisión en su rentabilidad particular:

Aporta el 25% del dinero necesario para realizar las inversiones, 5.000€ (25% de 20.000€) Con esta aportación, usted ha invertido en la empresa 6.000€ (1.000 inicialmente + 5.000 para financiar la inversión), obteniendo en el ejercicio N+1 un beneficio en función del 25% de sus acciones de 600€ (25% de 2.400€). El Beneficio del ejercicio anterior fue repartido en forma de dividendo.

ROE (del lector)= 600/6.000= 10%

Aumentando el dinero que ha invertido en la empresa, obtiene una rentabilidad inferior, comparada con la rentabilidad que obtuvo en el primer ejercicio del 20%

Esta disminución de rentabilidad, suponemos que no le parece en principio adecuada. Así que junto con sus socios, decide explorar otra alternativa para no perder un 10% de rentabilidad.

2ª alternativa. Deciden realizar la inversión y financiarla con endeudamiento. La entidad financiera les propone la concesión del préstamo de 20.000€ con un tipo de interés anual del 4%.

El gasto financiero será de 800€ (4% de 20.000€)

El beneficio después de impuestos será de 1.600€ (beneficio esperado 2.400€ menos los gastos financieros de 800€)

ROE (del lector)= 400 (25% de 1.600€) / 1.000= 40%

En la tabla siguiente, mostramos un resumen esquematizado de los resultados obtenidos:

1405-1

A la vista de la anterior tabla si mira su ROE obtenido en la 2ª alternativa y lo compara con el ROE obtenido en el primer ejercicio, sin poner más recursos financieros de su bolsillo, ha duplicado la rentabilidad.

Puede que tenga tentación de valorar las anteriores alternativas por el importe del beneficio que le corresponde, si lo ha pensado reflexione sobre lo siguiente: para obtener el triple de beneficio (600€ ante 200€), tendrá que invertir seis veces el importe de su inversión inicial (6.000€ ante 1.000€ iniciales). Considere también que la 1ª alternativa le supone perder liquidez en su economía personal, al haber aumentado su esfuerzo financiero en 5.000€.

Si con el mismo capital (1.000€) puedo duplicar mi rentabilidad, parece obvia la alternativa que usted y sus socios elegirán. Su elección no difiere de la elección que realizaron muchas de las empresas antes de la actual crisis. En efecto, usted y sus socios han apalancado la empresa asumiendo endeudamiento.

PELIGRO DE LA DEUDA

Franco Modigliani (Premio Nobel de Economía en 1985) y Merton Miller (Premio Nobel de Economía en 1990) nos advertían del peligro que comporta el excesivo apalancamiento, en un artículo publicado en 1958 .

Según los autores, el excesivo endeudamiento de una empresa hace que esta pierda flexibilidad ante circunstancias adversas. En situaciones de disminución de beneficios, la fuerte deuda contraída puede poner en peligro la subsistencia de la empresa. Esto se produce por la pérdida de capacidad de devolver la deuda más los intereses correspondientes, que el acreedor nos cobrará. Este coste, es el denominado coste de bancarrota.

Para la mayoría de las empresas los costes que tendrá que soportar por un endeudamiento excesivo, en momentos de adversidad financiera, pueden provocar: pérdida de oportunidades, vulnerabilidad a los ataques de los competidores, pérdida de competitividad y inaccesibilidad al mercado de préstamo a largo y evidentemente a corto plazo.

Volvamos al ejemplo del apartado anterior. Si usted y sus socios se decidieron por la 2ª alternativa, tenga presente que el ratio de endeudamiento (deuda / capital social) es de 5. Esto representa que por cada euro de capital propio, la empresa debe 5. Si este indicador es el que presentaba su empresa al inicio de la actual crisis, la subsistencia de la empresa pasa por desapalancarse (disminuir el endeudamiento) en la medida que sea posible.

CONCLUSIÓN

¿Usted y sus socios cambiarían su decisión? El endeudamiento excesivo en las empresas no es bueno, ni bonito ni por supuesto barato, ya que puede llegar a ocasionar su desaparición. La búsqueda de una atractiva rentabilidad, no se puede conseguir a base de un apalancamiento excesivo que haga perder capacidad de maniobra financiera a la empresa. Esta capacidad de maniobra es esencialmente importante en situaciones adversas, como la actual. Las restricciones crediticias impuestas por las entidades financieras afectan de forma más desfavorable a las empresas que tienen un elevado ratio de endeudamiento y la financiación que puedan llegar a conceder las entidades financieras lo serán a empresas poco o moderadamente endeudadas,

Dependiendo del entorno económico, de la situación particular de la empresa y de la rentabilidad esperada por los socios el endeudamiento pude no ser bueno, bonito y barato.

 

Equipo de Redacción IESPORT

©2010-Agosto 2015 IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electrónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por escrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

Colaboraciones

Mantente informado