Problemas de tesorería en un club deportivo

PROBLEMAS DE TESORERÍA EN UN CLUB DEPORTIVO

Problemas de tesorería en un club deportivo

 

INTRODUCCIÓN

En el presente artículo vamos a analizar las causas frecuentes que pueden provocar tensiones en tesorería, entendiendo estas como la falta de recursos monetarios para hacer frente a las obligaciones de pago contraídas por la organización, en este caso un club deportivo. Si bien existen diferentes sectores de actividad (empresarial, servicios) y diferentes organizaciones (sociedades mercantiles, asociaciones, entidades, etc.) la problemática financiera, con algunas matizaciones, será siempre común.

Una vez identificadas las causas, analizaremos las posibles soluciones. Antes de buscar una solución, lo primero que tenemos que realizar es el análisis del motivo que ha originado la problemática en nuestra tesorería. Cada problema puede tener una solución bien diferenciada, así que lo primero es determinar y cuantificar el origen de las tensiones en tesorería.

Especial relevancia, en entornos de crisis económica y financiera como el actual, adquiere realizar un buen diagnóstico que nos permita planificar la solución a los problemas futuros que puedan aparecer.

Creemos de vital importancia, de forma previa al desarrollo del presente artículo, puntualizar una serie de conceptos financieros de común utilización, con la finalidad de unificar criterios interpretativos. Existe una abundante terminología económica y financiera, en muchas ocasiones derivadas de términos anglosajones. En la medida de lo posible restringiremos al máximo su utilización y sólo las utilizaremos en aquellos casos que sean imprescindibles.

CONCEPTOS PREVIOS

Los siguientes conceptos no son limitativos a otros conceptos comúnmente empleados, pero consideramos que son los mínimos imprescindibles para adentrarnos en temas financieros. A partir de unas preguntas, definiremos los conceptos.

¿un cobro es igual a un ingreso? ¿un pago es igual a un gasto?

En casi todas las organizaciones y actividades, podemos distinguir dos flujos bien diferenciados: el flujo económico y el flujo financiero. El primero incide de forma directa en el segundo, entender esta incidencia es clave, para ello proponemos el siguiente ejemplo.

Un club deportivo tiene como norma emitir los correspondientes recibos para cobrar a sus asociados, durante el primer día de cada mes. Aunque los recibos son emitidos en fecha día 1, se cobran durante la segunda quincena del mes. El flujo económico nos informará que en fecha día 1 nace un derecho frente a terceros de ingreso. El flujo financiero durante la primera quincena es nulo, ya que los recibos son cobrados durante la segunda quincena. Por el contrario el flujo financiero durante la segunda quincena del mes, será el importe cobrado1298-4

Como apreciamos en el ejemplo anterior, hay un factor que determina la diferencia entre ambos flujos, este factor es el tiempo. Es por ello que si existe un diferencial tiempo, entre el momento de nacer el derecho (en este caso de cobro) y el momento de ejercerlo, afirmaremos que un ingreso no es igual a un cobro. Cuando nos referimos a ingresos estamos conceptualizando un término económico y por el contrario cuando hablamos de cobro es un término financiero.

La misma analogía podemos hacer con los gastos y los pagos, el mismo factor tiempo determina que hablemos de gastos o por el contrario de pagos.

Si todos los derechos y obligaciones contraídas con terceros, se liquidasen en el mismo momento de su nacimiento, el factor tiempo dejaría de tener relevancia. Dicho de otra forma, si cobramos y pagamos siempre al contado, el flujo económico y el financiero coincidirían en el tiempo

Cash-Flow.¿Qué es?

Termino anglosajón que traducido literalmente significa Flujo de Caja. Es el término universal utilizado en finanzas y que mide la capacidad de generar liquidez en una organización. Sin entrar en mayores consideraciones, apuntar que el cálculo detallado del Cash-Flow nos permitirá cuantificar la generación de liquidez por obtener recursos propios dentro de la organización. Abundante es la literatura existente sobre el Cash-Flow y su determinación y gestión podrían ser motivos de varios artículos monotemáticos.

¿Qué es un déficit en tesorería? ¿y un superávit?

Entenderemos por déficit en tesorería, cuando se cumple que los pagos son superiores a los cobros y por superávit cuando se cumple que los cobros son superiores a los pagos.

La cuantificación del posible déficit o superávit, se realiza para un intervalo determinado de tiempo (mes, trimestre, semestre, año, etc.).

¿Qué es la tesorería de seguridad?

La tesorería de seguridad, la entenderemos como el importe mínimo a conseguir, después de realizar todos los cobros y pagos. Es el importe mínimo de saldo en tesorería que deberá permanecer durante un período de tiempo.

Algunas organizaciones, marcan su tesorería de seguridad en la cantidad monetaria necesaria para realizar determinados pagos, considerando que no se obtuviesen cobros.

FACTORES QUE INCIDEN EN LA TESORERÍA

Como hemos comentado anteriormente, los derechos económicos derivados de ingresos frente a terceros, se transforman en cobros, a efectos financieros. Realizar una gestión exhaustiva en el seguimiento de los cobros previstos, asegurará el flujo financiero de entrada necesario para hacer frente a los pagos.

En un club deportivo los cobros previstos por cuota de asociados, actos organizados, derechos derivados de la explotación de la imagen, subvenciones, patrocinios, etc., formaran el conjunto de los cobros. Un retraso en el cobro sobre la fecha prevista y/o una morosidad, pueden ocasionar tensiones de tesorería (disminución de los recursos financieros hasta el punto de poner en situación de peligro los pagos a realizar).

Existen obligaciones económicas contraídas con terceros que implicaran unos pagos. Afrontar unos pagos superiores a los cobros obtenidos, será imposible, excepto que dispongamos de un remanente de tesorería en cantidad suficiente o hagamos una inyección financiera en nuestra tesorería (aportando nuevos recursos financieros propios o ajenos mediante endeudamiento).1288-1

Los pagos atendiendo a su naturaleza, pueden ser corrientes (bienes y servicios adquiridos y consumidos en un corto plazo de tiempo) o de inversiones (bienes y servicios adquiridos y que su consumo es por un plazo mínimo de un año). Demorar el tiempo de realización del pago, incidirá en una mayor liquidez en tesorería, pero puede ocasionar problemas (a veces insuperables) con nuestros acreedores, más si estos son las diferentes administraciones públicas (Hacienda, Ayuntamientos, Diputaciones, etc.).

Hacer frente a los pagos derivados de las inversiones sin tener una situación suficientemente holgada en la tesorería, será otra de las causas que pueden llegar a provocar tensiones de tesorería.

En un contexto actual como es el de falta de liquidez, las tensiones de tesorería tienden a aparecer ante cualquier pequeño desajuste en los flujos financieros de cobros y pagos.

COBERTURA DEL DÉFICIT FINANCIERO

Como hemos comentado en la introducción de este artículo, antes de tomar cualquier decisión encaminada a cubrir los déficits de tesorería, tenemos que analizar cual ha sido la causa para que éste se genere.

Si existe un déficit de tesorería, el primer paso es cuantificar cuantos recursos financieros ha generado la empresa y cuantos tenía que haber generado para que no se produjese el déficit. El segundo paso es determinar si el déficit ha sido provocado por las operaciones corrientes del club deportivo o por el contrario por actividades extraordinarias (ampliación o construcción de instalaciones, compra de material deportivo, pagos extraordinarios derivados de un suceso imprevisto, etc.).

Teniendo presentes las actuales situaciones restrictivas que se producen en las entidades financieras y que no facilitan el crédito, cubrir un importante déficit de tesorería puede llegar a ser una tarea titánica, si optamos por realizar la cobertura en base a asumir deuda. Si el déficit está provocado por las operaciones corrientes del club, será necesario cambiar esta tendencia en el tiempo y para cubrir la necesidad financiera existente acudir a un instrumento de financiación que no sea superior al tiempo previsto de cambio de tendencia. Una situación transitoria de déficit en tesorería no es recomendable cubrirla con una financiación ajena en la que el tiempo para su total devolución sea un periodo de tiempo muy elevado. Como ejemplo imaginemos la siguiente situación: un club deportivo presenta en su situación de tesorería un déficit por un período de 8 meses y en un período de 9 meses puede solucionar esta tensión en tesorería por la generación propia de recursos financieros (cobros superiores a los pagos). Ante esta situación lo más aconsejable seria cubrir el déficit con un producto financiero que cubra las necesidades durante los 8 meses y no más allá, ya que durante el 9º mes, se equilibraría la situación financiera.

Exponemos a continuación un ejemplo clarificador de una situación contraria. Un club deportivo tiene un superávit de tesorería que le permite hacer frente a sus obligaciones de pagos corrientes. El club quiere ampliar sus instalaciones, con lo que decide realizar unas inversiones. Finalizada la ampliación de las instalaciones, el club espera aumentar el número de abonados. El superávit de tesorería cubre únicamente el importe fijado como tesorería de seguridad. En este ejemplo se pueden ocasionar tensiones en tesorería si destinamos el superávit existente al pago de las inversiones (en su totalidad o de forma casi total) que motivará, ante un eventual retraso en los cobros, no poder cumplir las obligaciones de pago. Ante esta situación el déficit de tesorería debería ser cubierto con una inyección financiera que derive en unos pagos futuros (devolución deuda e intereses) dilatados en el tiempo.

Tenemos que tener siempre presente que existen, únicamente, tres formas de equilibrar un déficit financiero:

1) Mediante una inyección financiera de recursos propios (aumento de cuotas de abonados y/o aumento de abonados, subvenciones recibidas a fondo perdido, etc.)

2) Inyección financiera por captar capitales ajenos, endeudamiento (préstamos de entidades financieras, del Instituto de Crédito Oficial, etc.)

3) Un mix entre inyección financiera de recursos propios y endeudamiento

Una vez más, tenemos que referirnos a las actuales condiciones financieras del mercado en un entorno de crisis como el actual. La captación de recursos ajenos por la vía del endeudamiento es muy poco probable y en caso de obtener financiación de esta forma, tendremos que preveer un elevado coste financiero derivado de los altos intereses del mercado.

CONCLUSIONES

Los problemas de tesorería de un club deportivo, respecto a su cuantificación y soluciones, no difieren en exceso de los problemas de tesorería que podemos encontrar en otras actividades económicas. Tenemos que considerar que cada organización tiene una idiosincrasia propia y cada sector de actividad económica también.

Es importante realizar un análisis exhaustivo de los motivos que originan los problemas (tensiones) de tesorería y cuantificar el tiempo que esta situación puede prolongarse. Atendiendo al tiempo e importe de la tensión de tesorería, será más aconsejable optar por soluciones a corto plazo o por el contrario a largo plazo.

Fijar un importe monetario como Tesorería de Seguridad, nos ayudará a determinar por debajo de que saldo financiero (diferencia entre cobros y pagos) deberemos emprender acciones correctivas a la situación.

Los futuros posibles problemas (tensiones) de tesorería se pueden predecir y cuantificar si somos capaces de responder, con un margen mínimo de error a las siguientes preguntas: ¿qué importe cobraré y pagaré? ¿en que momento cobraré y pagaré? Para responder a estas dos preguntas es preciso observar los flujos económicos y financieros que se producen en cualquier organización que realice una actividad económica.

 

Equipo de Redacción IESPORT

©2010-Agosto 2015 IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electrónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por escrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

Colaboraciones

Mantente informado