Planificación económica-financiera en la entidad deportiva

PLANIFICACIÓN ECONOMICA EN LA ENTIDAD DEPORTIVA

Planificación económica-financiera en la entidad deportiva

 

Introducción

La planificación económica-financiera en la entidad deportiva se realiza para controlar los posibles escenarios que pueden darse en su camino hacia la consecución de sus objetivos. De esta forma se podrán optimizar sus recursos económicos y financieros, ya que al haber previsto las casuísticas se tendrán estudiadas sus soluciones y se dispondrá de capacidad de reacción

En este caso vamos a estudiar qué es la planificación económica-financiera y por qué es tan importante para el devenir de la entidad deportiva en su actividad empresarial. Además, veremos cómo llevar a cabo una planificación efectiva y acabaremos con las razones por las que es básico una acertada planificación.

LA PLANIFICACIÓN ECONÓMICA-FINANCIERA

El departamento financiero de una entidad deportiva es el que se encarga del control de los fondos y de su utilización, de manera que debe llevar a cabo funciones de contabilidad financiera, pero también de contabilidad analítica (costes de la empresa), análisis de las cuentas de los ejercicios, elaboración de presupuestos para tener una previsión futura, control de los gastos e ingresos y toma de decisiones en base a estos.

Por tanto, resulta evidente que la importancia de la planificación en el trabajo del departamento financiero le convierte en un elemento básico. Y es que el análisis empresarial que debe llevar a cabo el departamento financiero y su posterior previsión es el que marcará el camino a seguir hacia los objetivos de la entidad deportiva.

La planificación y control deben ayudar a la correcta gestión de ámbitos empresariales como, por ejemplo, los relativos a la gestión administrativa y la contabilidad y, en general, la organización de los procesos del departamento.307x204

También hay que controlar los activos fijos y los proyectos de inversión, así como los activos circulantes y su correcto dimensionamiento, lo que tendrá incidencia en la optimización del rendimiento. La estructura financiera y el equilibrio entre los fondos propios y la necesidad de financiar las actividades vendrán determinada por la planificación y por la estrategia derivada de ella.

Y es que la gestión del endeudamiento, así como lo relativo a la liquidez y el riesgo, además de los proyectos de financiación externa se definen a través de la planificación económico-financiera, que van a marcar los planes de viabilidad y a tratar de rentabilizar las puntas de tesorería.

Por ejemplo, un gimnasio que lleve a cabo una planificación económica-financiera podrá controlar, en base a las previsiones realizadas, cuándo dispondrá de cash suficiente para afrontar una ampliación de sus instalaciones, o bien si deberá acudir a la financiación externa, y en qué medida, si al realizar la ampliación las previsiones no cubren los gastos derivados del proyecto

Y es que el objetivo de llevar a cabo una planificación es la de analizar y controlar los posibles escenarios, de manera que la entidad optimice sus recursos económicos y financieros al menor coste.

CÓMO HACER LA PLANIFICACIÓN ECONÓMICA-FINANCIERA

El primer paso a la hora de realizar la planificación económica-financiera es la realización de los estados contables previsionales del periodo de tiempo que vamos a planificar. Con esto nos referimos a la cuenta de resultados que preveamos que se dará, además de la previsión de tesorería y, por supuesto los balances de situación previstos a lo largo del periodo

Tras el análisis de todos los departamentos de la entidad deportiva, haciendo especial hincapié en el área comercial y el de producción, pero sin descuidar los recursos humanos o la administración, vamos a partir de estos datos económico-financieros para obtener todos los resultados parciales. Es decir, los márgenes, el punto de equilibrio o los costes brutos, que serán algunos de los puntos que habrá que controlar en el futuro desde la posición de mando económico-financiera.

La planificación se debe realizar al menos de forma anual, aunque es muy aconsejable realizarla también para franjas de tiempo mayores, de manera que tenga relevancia y consonancia con el plan estratégico de la entidad. Aunque también es cierto que la planificación cortoplacista ayuda a aumentar la eficacia de la gestión, ya que se alcanza una mayor exactitud con previsiones semestrales o trimestrales.1288-1

Una planificación más a corto plazo nos asegura un mayor control de la situación real y de la correcta previsión del camino a seguir. Es una manera de evitar encontrarnos en problema de mayor envergadura, ya que en caso de alejarnos de la ruta planificada habrá una reacción en un margen de tiempo menor, con lo que la desviación podrá ser atajada desde su inicio.

Las tensiones de tesorería o qué efecto tienen nuestras previsiones en las finanzas generales o en las finanzas operativas de la entidad, se conocerán a tiempo de poder ser corregidas. El estudio más detallado del margen de maniobra que tenemos, la capacidad real de inversión en el momento o la necesidad de financiación para un proyecto determinado dependerán del tipo de planificación que realicemos y del plazo que nos demos para actualizar las previsiones.

POR QUÉ PLANIFICAR

Cuando realizamos una planificación económica-financiera estamos dibujando el camino por el que debería transcurrir el negocio de la entidad deportiva en los siguientes meses. Y es que el motivo de la planificación es el de determinar en qué punto nos encontramos y a dónde queremos llegar. Es decir, si no planificamos y marcamos una ruta a seguir, difícilmente llegaremos a ninguna parte, ya que no sabremos a dónde nos dirigimos.

De esta forma estamos acotando el objetivo y, sobre todo, el periodo que nos marcamos para alcanzarlo. El establecimiento de metas temporales se produce a través de la planificación, de manera que tengamos capacidad para ir cumpliendo los objetivos planificados.

Con el trabajo de planificación se detecta la casuística que puede aparecer en el camino de la entidad deportiva hacia su objetivo, de manera que vamos a poder estudiar con detalle sus posibles soluciones, teniendo un mayor margen de maniobra si en algún momento esta problemática surgiera durante el camino.

De la misma forma, también haremos una previsión sobre el mejor de los escenarios posibles en el que nos podemos encontrar, con lo que si nos anticipamos a los distintos escenarios con los que nos encontraremos en el camino, tendremos ese margen para poder aprovecharlos plenamente ya que habremos planificado con anterioridad cómo será nuestra actuación en cada uno de ellos.

Todo esto se traduce en una amplia ventaja competitiva que ofrece la planificación, derivándose en una reducción de costes significativa y en un aprovechamiento de las situaciones que de otra forma sería imposible hacer, ya que dependeríamos de la improvisación o de la suerte, o bien nos supondría un coste infinitamente mayor para tener margen de maniobra y reaccionar.

En definitiva, la planificación es el paso previo e incentiva la acción, tanto por el ahorro económico y temporal que supone tener previstos todos los escenarios posibles que la entidad puede encontrar en su camino, como por el hecho de marcar la línea que debe seguir la empresa para alcanzar su objetivo.

 

Equipo de Redacción IESPORT

©Dic2015 IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electrónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por escrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

Colaboraciones

Mantente informado