La gestión en la toma de decisiones en el club

LA GESTIÓN EN LA TOMA DE DECISIONES EN EL CLUB

La gestión en la toma de decisiones en el club

291x219 La gestión organizacional de manera global implica dirigir y controlar funciones y personas. En las tareas de planificación de la organización, en este caso del club o institución deportiva, el gerente va a tener que tomar decisiones a diario para cumplir los objetivos que se propone. Decidir no es un proceso fácil y,en un tiempo como el actual, en el que el entorno cambia constantemente, se necesita una mejora en la toma de decisiones basadas en el conocimiento y la experiencia previa para dar con la elección acertada.

La toma de decisiones implica asumir riesgos, y ello nos puede conducir al éxito o al fracaso, pero nunca este último debe verse como algo negativo sino positivo, para aprender a levantarnos y no volver a equivocarnos en nuestras decisiones. A lo largo del desarrollo empresarial, el gerente se encontrará con decisiones importantes, que afectan a un cambio de estrategia en la empresa. Por ello, las decisiones se realizan a nivel subjetivo y personal, y también a nivel objetivo, teniendo en cuenta siempre las circunstancias que nos rodean, la situación del club deportivo en el momento en que se toman las decisiones, el ambiente y las consecuencias posteriores.

Tomar decisiones en grupo, analizar las situaciones, contrastar opiniones, valorar los efectos de la decisión, seleccionar decisiones y prever cuáles son los beneficios de decidir correctamente, son algunas de las cuestiones que pondrá en práctica el gestor, y que vamos a ver en este artículo.

 

Acciones para decidir con éxito

1. Origen y tipo de decisiones

Antes de saber los pasos a seguir para decidir con éxito, es importante conocer el origen de la misma decisión. Si se trata de decisiones programadas o sucesivas, hablamos de aquellas que afectan al club en el día a día, como elegir un producto u otro, un proveedor u otro o bien ampliar el horario de una actividad por necesidad. Son decisiones rutinarias que no precisan de un plan de trabajo, porque previamente ya se han fijado estrategias para cumplirlas.

Y podemos encontrarnos con decisiones ocasionales, que aparecen de forma inesperada, y que precisan de una importante toma de decisiones por su envergadura. Algunos ejemplos son la caída acentuada de socios, el cierre de una actividad, un problema de mantenimiento que obliga a tener parada la instalación, o la búsqueda repentina de inversores.

2. Definir el propósito

Para una toma de decisiones, es crucial saber qué es exactamente lo que debemos decidir, y los objetivos que se cumplirán con ello. Esto conlleva la identificación de la necesidad de tomar una decisión, porque se presenta un problema o bien una oportunidad, que nos obliga a decidir. En esta primera acción analizaremos la causa, si delegamos esta acción, si somos capaces de tomar la decisión, el objetivo final, y el tiempo estimado para cumplirlo.

3. Una información eficazUna decisión precisa se basa en poseer una correcta y completa información del propósito y de todo la que le rodea, así como de las consecuencias. Cuanta más información tengamos de un servicio,producto o actividad, mejor podremos aplicar una decisión correcta. La información es beneficiosa porque nos da pistas sobre el ambiente del club, las personalidades de trabajadores y clientes, y también del sector, con el fin de transformar o mantener posibles riesgos y certezas a la hora de tomar decisiones.

Por ejemplo, si conocemos las necesidades de los usuarios del club, podremos decidir mejor si implantamos una nueva área basada en el fitness o bien en el relax, (como un spa o ampliar la zona de aguas).

4. Conocimiento y experiencia

Las habilidades del gestor, así como su conocimiento y experiencia, serán determinantes para fijar decisiones de gran envergadura. Si no contamos con la experiencia adecuada, es posible que nos dejemos guiar por la intuición, necesitemos asesoramiento, o bien experimentemos a través de diversos estudios. Pero, realmente cuando se tomen decisiones empresariales importantes, se va a necesitar un conocimiento previo; es por ello que el gestor ha de ser un buen profesional, poseer las habilidades necesarias para controlar varias piezas a la vez, y debe saber aprender de los propios errores.

5. Evaluar opciones y alternativas

En esta fase, analizaremos los pro y contras de las diferentes opciones con las que contamos para tomar una decisión. Haremos una lista con todas las alternativas posibles y, a la vez, otra con las ventajas y desventajas de cada alternativa. Posteriormente, las compararemos para ver cuál es la mejor opción. vilagutEn el proceso de comparación les podemos dar calificaciones (nombrando del 1 al 10) a los distintos ítems para saber cuál es la correcta. Además, tendremos en cuenta las posibles consecuencias de aplicar cada alternativa, especialmente en el terreno financiero y en la gestión de personas.Por ejemplo, una selección para buscar un profesor de la clase de cardio, la elección del proveedor adecuado para el material de las instalaciones, los medios por los que promocionaremos unos servicios... todos ellos cuentan con diferentes alternativas, que valoraremos para dar con la elección adecuada.

6. No alargar una decisión en el tiempo

Si bien hemos de analizar siempre antes de tomar una decisión (sobre todo si es importante), es mejor no prolongar esta fase en el tiempo. Podemos caer en el exceso de la información, en las dudas y la paralización que nos frena para actuar y esto puede convertirse en un grave problema del que no sabremos cómo salir.Es más, algunos estudios empresariales señalan que, muchos directivos perdieron dinero por culpa de decidir demasiado tarde,y le otorgaron terreno a la competencia. Por tanto, es necesario fijarnos un plazo de tiempo, (salvo las decisiones urgentes, o que deben tomarse sobre la marcha), para establecer una conclusión. De todos modos, si no estamos seguros de la decisión es mejor no tomarla, porque estaremos forzando situaciones que pueden provocar malos resultados.

7. Analizar los recursos

Cuando estamos analizando la decisión que vamos a tomar,tendremos en cuenta los recursos de los que disponemos para implementarla. Es decir, medios, herramientas, personas, tecnología, proveedores, los recursos financieros y el lugar en la que se va a desarrollar.

8. Decisiones en grupo

El gerente participativo, que tiene en cuenta a todos los miembros de la organización, tomará decisiones en grupo. Ofrece claras ventajas para compartir responsabilidades y metas con el resto del equipo, que verán que también pueden decidir sobre su trabajo diario. Además, abre una puerta a la creatividad, la innovación y al desarrollo de ideas, que a lo mejor antes no se nos habían ocurrido. Las reuniones y las entrevistas servirán para crear decisiones, explicando al equipo, en todo momento, los objetivos que queremos alcanzar con ello.

Aunque la toma de decisiones en grupo pueden ser difíciles de llevar, especialmente cuando hay muchos interlocutores, aporta muchos beneficios para la empresa: contamos con más alternativas que, posteriormente, analizaremos; se entiende mejor el porqué de la decisión; es aceptada por todos por igual (o al menos, por la mayoría), el equipo adquiere un compromiso que todos han aprobado...

MESA REUNIN En las instituciones deportivas de mayor peso, son los socios los que participan a través de Asamblea, en la toma de decisiones, de acuerdo con la naturaleza de cada asunto y según los estatutos internos.

9. Evaluación de los resultados

Una vez elegida la alternativa, la pondremos en práctica con todos los medios que tengamos. Es necesario informar sobre esta decisión a las partes implicadas, estableciendo porqué se ha tomado, cuáles son las consecuencias y cómo les va a afectar. Esto sucede en la gran mayoría de clubs o instituciones deportivas,incluso de gran magnitud, como el FC Barcelona, que establece siempre una actitud de amplia información de sus actividades,basada en la transparencia en los procesos de toma de decisiones.

Posteriormente, en el proceso de evaluación analizaremos si la decisión tomada ha sido o no la correcta. Es decir, si se han cumplido las metas y objetivos fijados para llevar a cabo esta decisión. Si es favorable, la experiencia nos conducirá a introducirla de nuevo cuando las circunstancias sean similares.

El gestor que pone en común la toma de decisiones con sus trabajadores está dando más responsabilidad al equipo, que se siente valorado y con alta responsabilidad.

Si no ha sido así, podemos cambiar el proceso e iniciarlo de nuevo. La retroalimentación con el resto de nuestro equipo y con nuestros clientes, nos llevará a entender qué funciona, y qué ha sido realmente lo que no ha ido bien. Algunas veces hemos de dejar tiempo para que la consecuencia de la decisión madure, como en determinadas situaciones que afectan la marcha del club: haber lanzado una nueva campaña, para que futuros clientes se acerquen al club, o implementado un nuevo sistema informático que afecta a toda la instalación.

 

Consecuencias de una buena toma de decisiones

Si aplicamos los pasos descritos anteriormente, y no nos dejamos llevar por las emociones a la hora de tomar decisiones, el proceso se habrá conseguido con éxito, salvo imprevistos que se escapan a nuestro trabajo diario.

Ello aporta beneficios, tanto personales y de conocimiento, como a nivel de personal, y en diferentes departamentos de la institución deportiva. Veamos cuáles son:

• Asumir las consecuencias.

316x213Es el gestor el que ha decidido, con el apoyo o no del grupo, por lo que deberá asumir las consecuencias, tanto si son malas como buenas, y afrontarlas. Es el riesgo de ser el responsable.

• Seguridad:

El gestor deportivo verá reforzado su trabajo al tomar decisiones importantes, que le aportan seguridad en su carrera laboral. También se aumenta la confianza en la capacidad para controlar diferentes situaciones a la vez.

• Nos ayuda a encontrar las mejores alternativas.

La información que poseemos del problema o la situación, establecemos alternativas diferentes y dinámicas para encontrar la mejor solución.

• Fomentamos el trabajo en equipo.

El gestor que pone en común la toma de decisiones con sus trabajadores, está dando más responsabilidad al equipo, que se siente valorado y con alta responsabilidad. Se mejora el clima laboral y los trabajadores están mucho más motivados al realizar sus tareas. Ello hace que la rotación de personal sea baja, y los trabajadores nos muestren su fidelidad.

• Desarrollo de nuevas ideas.

En la búsqueda de la decisión adecuada se pasan por distintas fases en las que la creatividad va a ser algo constante. El desarrollo de las nuevas ideas agudiza la imaginación, al estudiar, para ello, el entorno, la competencia, el mercado... con la introducción de la innovación.

• Mayor eficiencia con clientes y proveedores.

La toma de decisiones nos hace ser más competitivos y eficaces con nuestros clientes, porque les daremos resultados exitosos en un tiempo record.

• Aumento de la productividad.

El proceso de toma de decisiones se emplea para mejorar situaciones diarias o puntuales de la empresa. El objetivo final es siempre un mejor ambiente para conseguir resultados, y garantizar la productividad en el centro deportivo.

• Adelantarse a los cambios del mercado.

Tomar decisiones rápidas y eficaces abre nuevas oportunidades de negocio, y nos posiciona en el sector por delante de la competencia. Es básico en un mercado en constante movimiento.

 

Equipo de Redacción IESPORT

©Nov2016 IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electrónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por escrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

Colaboraciones

Mantente informado