Atletismo popular en España: las carreras de referencia

ATLETISMO POPULAR EN ESPAÑA: LAS CARRERAS DE REFERENCIA

Atletismo popular en España: las carreras de referencia

 

Si se pregunta a la opinión pública qué ideas y conceptos se desprenden de su concepción del deporte, algunas respuestas pueden ser las siguientes: competición, ganadores, perdedores, ídolos, lucha, premios, presión, fama, prestigio, récords… En muchos casos, la ciudadanía se deja influir por la imagen que transmiten los medios de comunicación de masas sobre la práctica deportiva. Sin embargo, en esos medios sólo suele aparecer reflejada una de las facetas del deporte: aquella en la que se mueven millones de euros a nivel mundial y que tiene poco que ver con la actividad física que realiza la mayor parte de la población.

367x233Los valores que se derivan del deporte para todos los públicos son otros: ocio, salud, bienestar, sacrificio, superación personal, libertad, autorrealización… La diferencia es evidente: en la actividad deportiva popular siempre se gana o, al menos, nunca se pierde. Esta realidad no siempre es explotada con provecho por los gestores deportivos públicos o privados. Muchas veces centran sus esfuerzos económicos e institucionales en impulsar entidades que aspiran a llegar a la cima del deporte, a la primera plana mediática, aunque no tengan una masa social importante detrás. Paralelamente, dejan en el olvido la actividad física más modesta, la que está al alcance de cualquier persona. Muchas de estas malas decisiones terminan en concursos de acreedores o, simplemente, en derroche de medios y oportunidades.

Por el contrario, otros organismos públicos y privados sí han sabido invertir en el deporte popular y han conseguido por ello un gran éxito social. Un ejemplo de estos logros lo encontramos en las carreras populares de atletismo. Las pruebas de este tipo se reparten por el mapa de toda la Península Ibérica y por todos los meses del año. Es fácil encontrar pueblos pequeños en los que la actividad deportiva más importante de la temporada es su carrera popular. En estos casos, el éxito no tiene por qué estar ligado a grandes inversiones. La clave en la mayoría de estas citas es su buena organización. La infraestructura no tiene ningún coste, porque la pone la naturaleza.

Además de incontables pruebas modestas y con gran arraigo, el atletismo popular puede presumir de grandes eventos que consiguen algo que no está al alcance de muchas otras disciplinas deportivas: reunir en un mismo lugar a miles de personas realizando una misma actividad física a la vez. Son carreras en las que no hay competición o es muy minoritaria, mientras que lo realmente importante es la fiesta del deporte. Algunas de las ciudades más grandes de España se paralizan y permiten por unas horas que los ciudadanos tomen la calle de forma saludable. Todo gestor deportivo que se precie sabe que organizar una prueba de este tipo es una apuesta con éxito asegurado.

 

Características

Las citas españolas que mejor encajan en la filosofía del atletismo popular poseen unas características comunes que se deben tener en cuenta si se pretende poner en marcha iniciativas similares en otras ciudades:

Distancia y recorrido asequibles:

Es quizá la premisa fundamental de toda carrera popular. Su objetivo es que todos los participantes con un mínimo hábito de ejercicio físico puedan completar todo el circuito. Como norma general, la distancia máxima es de 10 kilómetros. Sin embargo, algunas pruebas populares llanas llegan a tener más kilómetros. Como se puede adivinar, las carreras “rompepiernas” con cuestas empinadas no están al alcance del público general.

Inscripción sencilla y asequible:

Por un lado, la inscripción debe ser fácil de realizar. Internet es el principal canal para que el atleta aficionado confirme su participación en una prueba. Los plazos suelen cerrarse con una antelación suficiente a su celebración para que la organización pueda realizar un buen trabajo logístico. Las inscripciones de última hora no tienen cabida, hay que adecuar los tiempos y el despliegue de medios a la participación y eso sólo puede hacerse con varios días de margen. Por otro lado, la inscripción debe ser gratuita o, al menos, bastante asequible, sobre todo si la prueba no está consolidada. Fijar un precio de participación alto puede generar incertidumbre en el número de inscritos y frenar la progresión anual de la carrera. El beneficio de estos eventos no suele conseguirse por los ingresos obtenidos gracias a los participantes, por lo que hay que huir de un afán recaudatorio. Una de las cuestiones que influye en el precio de inscripción es el valor del obsequio, ya que es habitual que en estas carreras se regale algún material deportivo a los participantes.

Competición simbólica:

En las grandes carreras populares la noticia principal es la participación, el número de corredores. El ganador es intrascendente o, como mucho, ocupa un lugar secundario. La foto que recoge la prensa no es la del primero que cruza la meta, sino la imagen de la salida, en la que se ve a cientos de atletas que casi no pueden andar debido a la gran participación. Cada persona que acaba la prueba consigue una victoria personal. Su objetivo, más allá de colgarse medallas, puede ser superar la marca de la edición anterior.

Fecha estratégica:

Las carreras con más participantes suelen celebrarse en fechas que no son fruto del azar. En algunos casos, la tradición marca el día de la prueba. En otros, lo hace el calendario de citas de atletismo. Es muy importante que la carrera se realice en un día festivo si se quiere favorecer la participación de personas que no residan en la ciudad sede. Este principio también es imprescindible si se tiene en cuenta que el desarrollo de la prueba debe entorpecer lo mínimo posible la vida cotidiana de la ciudad.

Apoyo de grandes marcas:

Como se adelantaba en un punto anterior, la cuota de inscripción que pagan los participantes no sirve para sufragar el coste de una prueba de estas características. Su celebración no sería posible sin el apoyo de grandes marcas comerciales que encuentran en estos eventos un lugar muy favorable para su proyección publicitaria. Por ejemplo, las grandes firmas de material deportivo pueden dar a conocer sus nuevos productos ante un público objetivo identificado con facilidad. Otras empresas pueden hacer de su bebida el refresco oficial de la carrera, es decir, el líquido al que darán las gracias los miles de corredores cuando lleguen a la meta. Y cualquier entidad privada puede mejorar su imagen simplemente por mostrar su apoyo a una actividad deportiva, y por tanto saludable, que cuenta con gran respaldo social.

Apoyo institucional:

Además del apoyo privado, un evento tan ligado al entorno urbano no puede organizarse sin el respaldo de los organismos públicos. No se puede paralizar la vida de una ciudad sin contar con su ayuntamiento, por ejemplo. Hay que realizar una campaña de información al corredor y al resto de ciudadanos que necesita la ayuda del sistema burocrático municipal y de los cuerpos de seguridad locales. La actuación de los voluntarios deportivos también es muy importante. Por último, es imprescindible el apoyo de las instituciones sanitarias. Una de las dificultades de las carreras populares es hacer frente a algunos corredores que hacen un sobreesfuerzo y ponen en peligro su salud. Estas pruebas no suelen concertar un seguro para todos los corredores, sino que cada persona participa bajo su responsabilidad. Por ello, es necesario garantizar una atención sanitaria suficiente para conseguir que los contratiempos queden en anécdotas.runners-2

Ambiente festivo:

Como fiesta del deporte, una carrera popular suele reunir factores que contribuyen a un ambiente lúdico. El público que se congrega en las calles aporta colorido, ruido y apoyo a los corredores.La organización de la prueba programa a veces conciertos simultáneos o actividades de animación con un speaker, por ejemplo. Pero los propios corredores también toman la iniciativa y generan ese ambiente festivo. El deporte se convierte en menos competitivo que nunca cuando quienes lo practican se disfrazan o corren con sus mascotas. En algunos casos, en lugar de premiar a los más rápidos se reconoce al disfraz más original, al participante más joven, al más veterano… Así se impulsa una mayor participación. La característica especial de estas pruebas es que su valor no lo aportan los mejores deportistas, sino los más pintorescos.

Ejemplos de carreras populares con éxito en España

Merece la pena citar tres ejemplos paradigmáticos de carreras populares españolas que han compartido un éxito organizativo y de público en los últimos años. Se desarrollan en ciudades distintas y cada una de ellas aporta un matiz que hay que tener en cuenta si se pretende poner en marcha una iniciativa similar.

San Silvestre Vallecana: Es, sin lugar a dudas, la prueba más importante del atletismo popular español. Se celebra en Madrid cada 31 de diciembre con motivo de la festividad de San Silvestre. Ha alcanzado su edición 39. Cerca de 40.000 corredores participan en esta carrera, que también tiene una prestigiosa modalidad profesional con salida diferenciada. El circuito tiene 10 kilómetros y es asequible, sólo hay una rampa al principio y otra al final. A pesar de su alta participación, es la prueba mejor organizada y con mejor asistencia al corredor. Dispone de un servicio de guardarropa y la inscripción vale unos 23 €. El precio incluye un chip que deben llevar los participantes para el control de los tiempos. La fiesta de la carrera puede continuar con la celebración de la Nochevieja en la Puerta del Sol, por lo que la última jornada del año es uno de los días grandes de la capital española.

Puede que aún no se haya explotado lo suficiente esta cita en el aspecto económico. El 31 de diciembre madrileño debería ser una de las fechas más importantes del turismo deportivo en España, por la suma de atractivos y por las grandes posibilidades lúdicas y de alojamiento de la ciudad. Sin embargo, resulta imposible encontrar paquetes turísticos que faciliten estas actividades, frente a otros packs que suman el Madrid cultural a partidos de fútbol o representaciones de musicales.

Carrera Nocturna del Guadalquivir: Es la carrera popular con más corredores del sur de España, con más de 18.000 inscritos en la edición de 2015, que fue la número 27. Se celebra en Sevilla poco antes de la medianoche del último viernes de septiembre, generalmente,aprovechando las temperaturas agradables de los primeros días del otoño en Andalucía. Su recorrido suele variar levemente cada año,aunque tiene unas características que se mantienen: el circuito es completamente llano, tiene una distancia de 8,5 kilómetros y bordea el río Guadalquivir y la zona monumental.

La inscripción cuesta alrededor de 5,50€. La modalidad profesional es anecdótica, con pequeños premios económicos que pasan inadvertidos. El carácter popular de la prueba es innegable y contagia a la organización, que es mucho más informal que en la San Silvestre Vallecana. Una mayor difusión nacional y una tarea organizativa más rigurosa podrían multiplicar las inscripciones de corredores de fuera de Sevilla a esta experiencia tan atractiva.

Carrera de la Mujer: Centra lechera Asturiana , junto a cada vez más patrocinadores, organiza este circuito de carreras que se ha convertido en el acontecimiento más importante del deporte aficionado femenino en España. La Carrera de la Mujer reparte sus pruebas entre ocho ciudades españolas: A Coruña, Valencia, Madrid, Vitoria, Gijón, Sevilla, Barcelona y Zaragoza. La distancia recorrida en cada carrera suele variar entre 5 y 8 km que tiene la de Barcelona y la participación está restringida al público femenino. En cada ciudad, esta carrera se celebra como una jornada festiva con dos objetivos fundamentales: favorecer la práctica deportiva entre las mujeres y recaudar dinero para la lucha contra el cáncer. Hay premios especiales para equipos formados por hermanas, amigas o compañeras de trabajo, entre otras modalidades. 116.000 mujeres han participado en las pruebas de la edición 2016 y han aportado cada una de ellas una cuota de inscripción sobre los 10 euros y que varía según la prueba. Más de 780.000€ se ha donado a la AECC, desde el año 2004

 

Equipo de Redacción IESPORT

©Marzo2017- IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electrónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por escrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

Colaboraciones

Mantente informado