La organización de los torneos internos

La organización de los torneos internos

 

La dinamización de las actividades en un club deportivo es una de las principales causas de que los abonados encuentren la motivación necesaria para aumentar la periodicidad de las visitas.

Sin un trabajo previo por parte de la entidad deportiva para hacer más atractiva la actividad, ofreciendo un plus necesario, existe el peligro de que los socios se desmotiven y no encuentren los alicientes necesarios para continuar ligados al club.

Una excelente forma de dinamizar el día a día de un club, es la creación de torneos internos y la elaboración de un ranking entre los socios. De esta forma nos aseguramos que, más allá de acudir al club el día que le apetezca practicar deporte, el abonado se compromete a cumplir un calendario de partidos establecidos en la competición.

En este caso veremos cómo los torneos internos y el diseño de un ranking entre socios fomenta la actividad del club, además de la fidelización del cliente mediante un compromiso mayor que se establece con la entidad deportiva.

Los beneficios para el club, además de para el abonado, son el principal impulsor de esta manera de convertir el club en una especie de red social con el deporte como eje vertebrador de toda su actividad.

 

Organización de torneos internos

Cuando las instalaciones de un club o centro deportivo no se explotan correctamente para sacar el máximo rendimiento posible y encontramos muchos periodos a lo largo del día con las pistas desocupadas, hay que potenciar la participación de los abonados y la ocupación de estas instalaciones.

Una excelente forma de implicar al cliente con el club y de programar la actividad para intentar que las pistas se encuentren ocupadas la mayor parte posible de horas es la organización de torneos entre los abonados.

De esta forma no sólo fomentamos la ocupación de las instalaciones, asegurándonos que hayan los mínimos huecos posibles con las pistas desocupadas, sino que además estaremos potenciando la relación entre los diferentes clientes, favoreciendo una mayor implicación con el club y aumentando el nivel de satisfacción con el servicio.

Y es que cuantas más facilidades pongamos al servicio del cliente para que pueda encontrar partidos y rivales con la mayor facilidad posible, más fácil será lograr su satisfacción.

En cuanto a los torneos en sí, existen dos opciones a la hora de organizarlos: por un lado, aquellos que se celebran durante un día o un fin de semana y, por otro, los que se desarrollan a lo largo de un periodo determinado de tiempo, que puede ir desde un mes a toda la temporada.

Los torneos de un día o fin de semana ofrecen la posibilidad de tener una gran actividad en un periodo muy concreto, además de significar un incentivo para los clientes, ya que el componente competitivo tiene un resultado inmediato.

1141-3Por lo que respecta a los torneos que se celebran a lo largo de un periodo concreto, aquí hay que contar ya con la mayor implicación de los abonados y una organización que facilite el establecimiento de horarios, el acceso a ellos por parte del cliente y una dinámica sencilla para que la actividad no encuentre dificultades.

Existen programas informáticos de gestión de torneos que facilitan el control de la actividad, estableciendo automáticamente los horarios de los partidos según los parámetros introducidos, gestionando la ocupación de las pistas y consiguiendo un mantenimiento ágil y un desarrollo fluido de la competición.

 

Elaboración de un ranking de socios

Con la creación de un ranking entre socios que se elabore en base a los resultados obtenidos en los diferentes torneos que se lleven a cabo en el club, lo que conseguimos es cuantificar el componente competitivo de la actividad deportiva.

Es decir, estamos potenciando el carácter competitivo que todo deporte lleva incorporado para conseguir que los abonados no sólo lo practiquen en nuestras instalaciones por gusto o por diversión, sino también como un reto y una forma de mejorar.

Con el ranking estamos introduciendo un elemento motivador en los clientes, ya que todos los jugadores que formen parte de él tendrán en mayor o menor medida la intención de ir mejorando su clasificación, de forma que tendrán interés en jugar más partidos para subir en el ranking y mejorar su juego.

Y es que la creación de un ranking de socios para activar la competitividad sana entre ellos es otra forma de estrechar los lazos entre abonados y club, ya que el cliente tiene un motivo más que le une a la entidad deportiva donde practica la actividad, además de ser una magnífica forma de relacionar a todos aquellos que participan de este mismo deporte en nuestras instalaciones.

Sin embargo, para que el ranking sea efectivo debemos aplicar unos parámetros justos y siempre mantenerlos al día, ya que de lo contrario estaríamos desvirtuando su razón de ser y perdería su carácter motivador y de fidelización respecto al cliente.

 

Beneficios para el club

Con la puesta en funcionamiento de un ranking de socios y con la organización de torneos y competiciones, lo que se consigue es estrechar la unión entre abonado y club, puesto que se establecen lazos entre ambos, con lo que el cliente se verá más motivado a continuar relacionado con el club.

Esta fidelización es la parte principal de la organización de competiciones y rankings, ya que lo que nos aseguraremos con estas medidas es que el abonado encuentre nuevos alicientes que le inciten a acudir al club y a seguir practicando su deporte.

Por un lado, el establecimiento de un ranking pone de relieve el carácter competitivo que, en mayor o menor medida, tienen todos los deportes. Aprovechando esta vertiente más competitiva, se motiva a los abonados a intentar mejorar, tanto en la práctica del deporte como en su clasificación individual respecto al resto de abonados del club con los que comparte afición.

Por otro lado, si pensamos en la organización de competiciones y torneos internos, lo que estamos potenciando es la ocupación de nuestras instalaciones, promoviendo la actividad directamente desde el club y estableciendo unos horarios y unas pautas para que las pistas estén ocupadas y podamos extraer el máximo rendimiento y beneficio de ellas.

Si establecemos unos calendarios de competición, con enfrentamientos entre los distintos abonados, estamos siendo generadores de actividad entre nuestros abonados, pero sobre todo estamos fomentando la ocupación de las instalaciones del club.Los beneficios, por tanto, son principalmente la fidelización del cliente, que encuentra una nueva motivación para continuar ligado al club y practicando su deporte, además de asegurarnos que las instalaciones se aprovechan maximizando su ocupación y los horarios disponibles para que estén desocupadas el mínimo tiempo posible.

 

El club como red social

Cuando hablamos del club como red social lo hacemos pensando, sobre todo, en la unión y los vínculos que se generan entre los clientes que encuentran un nexo común de unión en las competiciones y los rankings del club.

A partir de aquí, fomentar estos vínculos por parte del club y conseguir convertirlo en un punto de reunión y de encuentro para todos los abonados, en una red social, comportará muchos beneficios respecto a la identificación de los clientes con el club, con la consecuente fidelización y la continuidad de la actividad deportiva en sus instalaciones.

Sin embargo, la apuesta del club como red social debe ir más allá del mero hecho de ser un punto de conexión de una actividad deportiva común para sus abonados, ya que al establecerse una serie de vínculos más allá del meramente deportivo hay que cuidar las instalaciones y los servicios complementarios que se ofrecen.

De esta forma convertiremos el club en una mezcla de relaciones sociales y actividad deportiva, con lo que los clientes estrecharán su relación con el club trascendiendo su relación de lo estrictamente deportivo.

 

Equipo de Redacción IESPORT

©2014- junio 2015 IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electrónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por escrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

Colaboraciones

Mantente informado