La revista del club. Su utilidad y como rentabilizarla.

LA REVISTA DEL CLUB. UTILIDAD Y CÓMO RENTABILIZARLA.

La revista del club. Su utilidad y como rentabilizarla.

 

Pese a que muchas empresas o entidades deportivas puedan pensar que el gasto que acarrea la publicación de una revista corporativa es excesivo para el rendimiento que supone, la realidad es que la comunicación empresarial es un elemento clave para establecer las bases empresariales y comunicar los valores sobre los que se sustenta.

Más allá de ser una herramienta para aumentar las ventas, o publicitar determinados servicios, la revista corporativa es una ocasión única de marcar la filosofía corporativa y, sobre todo, de establecer un canal de transmisión de esta filosofía, tanto interna como externamente.

boton320-revista44Actualmente, con la importancia capital que supone la información y el posicionamiento de marca, establecer un canal estable y profesional para mantener una comunicación directa, tanto con trabajadores de la empresa como con los clientes o proveedores, es un valor añadido.

Veamos la importancia de la comunicación en el seno de la empresa, conozcamos las motivaciones que encuentra una entidad deportiva en la revista corporativa y cuáles son sus funciones, y sepamos qué tipos de revistas corporativas existen.

Además, hay formas de sacar rendimiento económico a las revistas corporativas, por lo que pueden llegar a ser, más que un gasto, una fuente de ingresos alternativa.

 

La comunicación en el ámbito de la empresa

En el ámbito de la empresa o de la entidad deportiva, la utilización de las herramientas de comunicación y de unos canales estables de información, que se encarguen del manejo -emisión y elaboración- de los mensajes que se quiere transmitir, es la base de la comunicación organizacional.

Pero, ¿para qué es necesario establecer estos canales y alimentar la comunicación en el seno de la empresa? En última instancia el objetivo final es el de alcanzar una rentabilidad mayor y conseguir los propósitos de la entidad. Sin embargo, la comunicación empresarial ayuda, sobre todo, a construir una imagen corporativa fuerte que contribuya de manera determinante a la concesión de estos objetivos.

La comunicación dentro de una organización sirve para afianzar la identidad de la empresa y para lograr que la filosofía de la entidad se establezca como nexo de unión en el grupo. Es decir, las herramientas de comunicación son los canales a través de los que se ponen en común los valores empresariales y los signos de identidad de la organización. Así se crea un sentido de pertenencia y se fideliza a los diferentes individuos que forman parte de la organización: empleados, directivos, clientes, proveedores…

Y es que cuando apostamos por crear unos canales de comunicación que sean sólidos estamos generando un valor añadido a la entidad, ya que a través de estos procesos de generación y transmisión de la información logramos fortalecer la imagen pública como empresa.

La coordinación y canalización del plan de comunicación de la empresa es una de las grandes claves a la hora de construir una imagen corporativa y posicionar la marca.

Por eso hay que establecer, promover y mantener un contacto directo entre los diferentes niveles de la entidad deportiva. Así se logra implicar, tanto al personal laboral como a clientes, socios o proveedores, en la filosofía corporativa, haciéndoles partícipes de los valores y promoviendo acciones conjuntas.

 

Utilidad de la revista corporativa

Cuando una entidad deportiva se plantea la necesidad de editar una revista corporativa, debe tener claras cuáles son sus necesidades y qué utilidad le sacará a esta herramienta de comunicación. Al fin y al cabo, cuando editamos una revista de este tipo hemos de pensar qué servicio cumplirá y qué beneficio supondrá para la entidad.

En primer lugar, la función principal de una revista corporativa es la de reflejar la imagen empresarial y convertirse en un medio de transmisión de los valores corporativos y de la filosofía que mueve a la entidad. En este sentido, la revista se convierte en un medio necesario para transmitir estos valores, de una forma eficaz y efectiva, llegando al público al que va destinado.

Por otro lado, la revista, como medio informativo elaborado con las técnicas del periodismo, se convierte en una herramienta de información empresarial. Esto significa que cumplirá una función de transmisión de los contenidos que más convengan a la entidad deportiva, ya sea a nivel informativo o de cualquier otro tipo, asegurando que el flujo de la información llega a los destinatarios elegidos por la empresa, ya sean clientes, trabajadores o proveedores.

Por último, la revista corporativa, dada su voluntad de convertirse en un punto de encuentro entre la entidad deportiva y los actores que interactúan con ella (clientes, trabajadores…) supone un elemento de la comunicación recíproca donde la información no tan solo fluye en una dirección, sino que puede ser una herramienta para conocer el feedback que se genera.

 

Tipos de revistas corporativas

1. Publicaciones internas.

Este tipo de revistas son las que conectan al trabajador con la empresa. Es, sin duda, la herramienta más completa para transmitir la filosofía corporativa y la cultura de la empresa, haciéndola extensible entre los empleados.

662x372c_02184957untitled-1.jpgEsta publicación debe aportar un contenido que sea atrayente para cualquier tipo de trabajador, ya que aspira a ser el nexo de unión entre todos los estamentos de la compañía y debe resultar atractiva para los múltiples perfiles que forman la empresa. La necesidad de implicar a los trabajadores en esta revista a través de su lectura va más allá de asegurar una buena distribución que llegue a todo el mundo, ya que si no dispone de un diseño creativo y unos contenidos interesantes, no despertará el interés de los trabajadores.

2. Publicaciones externas.

En este caso la relación se establece entre la empresa y los actores externos, es decir, clientes o proveedores que mantienen un contacto con la compañía. Su finalidad es, además de reflejar la filosofía de la empresa, llegar a ser un medio de fidelización del cliente y convertirse en una herramienta que repercuta en un aumento de las ventas.

Se trata de un activo más de la empresa, que en este caso ayuda al posicionamiento de la marca de cara a los clientes y proveedores, por lo que se convierte necesariamente en un elemento de cuidada elaboración, ya que su carácter externo supone que la revista se convertirá en una ventana empresarial.

3. Publicaciones para redes comerciales.

Son una herramienta para estimular las ventas, ya que tratan de establecerse como un canal de información y formación tanto para las redes internas de la empresa, esto es el departamento comercial, como para las externas, que serían los distribuidores. Su voluntad es la de convertirse en un activo de la marca, aumentando su valor y contribuyendo al crecimiento comercial.

4. Publicaciones para miembros de una institución.

Son lo que se conoce como revistas institucionales. Su finalidad es la de fortalecer el carácter grupal de la institución y ayudan a establecer vínculos entre los miembros, ya que son un reflejo de la cultura institucional y de su filosofía.

 

Cómo rentabilizar la revista

Más allá de la rentabilidad efectiva que se le dé a la revista, en cuanto a cumplir los objetivos de ser una herramienta de comunicación, transmitir la esencia de la entidad deportiva y servir de nexo tanto de la empresa con los clientes, como dentro de la misma empresa entre la dirección y los trabajadores, también existe la posibilidad de sacarle rendimiento económico.

Dependiendo del tamaño de la entidad deportiva que ponga en marcha la revista y, sobre todo, de la capacidad de su departamento comercial, se podrá optar por buscar diferentes modelos de negocio para minimizar el gasto que suponga la revista o, incluso, para conseguir que produzca beneficios.

Si la entidad deportiva es importante y tiene suscritos convenios comerciales con algunas marcas que les suministran, por ejemplo, la ropa deportiva con la que sus técnicos se visten, las máquinas que utilizan para realizar los ejercicios, o las bebidas isotónicas y los compuestos vitamínicos, se pueden renegociar estos acuerdos y extenderlos a un patrocinio de la revista para cubrir los gastos que acarrea la publicación.

Sin embargo, éste sería el escenario ideal y la mayoría de entidades deportivas de tamaño medio y pequeño tendrán complicado cubrir todo el presupuesto tan solo con las marcas con las que colaboran habitualmente. Y es aquí cuando entran en juego empresas editoriales que pueden encargarse de la revista de una forma transversal, es decir, realizar los contenidos y llevar a cabo la explotación comercial de la revista.

Estas empresas, con una red comercial introducida en el mundo del deporte, se encargarán de contratar la publicidad, a cuenta de la entidad deportiva, para más tarde repartir los ingresos obtenidos, según el tanto por ciento acordado entre editorial y entidad deportiva.

Al mismo tiempo, la entidad deportiva tiene libertad para negociar con otros anunciantes la contratación de espacio publicitario en la revista, por lo que, de esta forma, podría llegar a acuerdos con las empresas colaboradoras que anteriormente comentábamos, y que serían ingresos que complementarían los obtenidos por la editorial.

De esta forma, con la publicidad conseguida por la entidad deportiva más el tanto por ciento correspondiente de la que hubiera contratado la editorial, se podría cubrir una buena parte del presupuesto de edición de la revista, llegando incluso a poder obtener beneficios a la vez que se cumple la función primigenia de comunicación.

 

Equipo de Redacción IESPORT

©Abril2017 IESPORT No se permite la reproducción de este documento ni su transmisión en forma o medio alguno, sea electrónico, mecánico, fotocopia, registro o de cualquier otro tipo, sin el permiso previo y por escrito del editor. Iesport no comparte necesariamente las opiniones vertidas por su equipo de redacción en los documentos publicados.

 

Colaboraciones

Mantente informado